23/04/2024
09:07 AM

Los “pinos nuevos”

Renán Martínez

En un brillante discurso pronunciado en Tampa, Estados Unidos, ante emigrados cubanos, el poeta José Martí llamó pinos nuevos a los jóvenes que ansiaban participar en la lucha por la independencia de Cuba allá en 1891.

De la misma forma podríamos nominar en Honduras a las nuevas generaciones que tienen el compromiso de contribuir a liberar de males crónicos a este país de pinares.

Años antes del discurso de Martí, justamente en 1842, el héroe de la unión centroamericana, Francisco Morazán, exhortó a la juventud “a dar vida a este país que dejo con sentimiento por quedar anarquizado”.

Estaba a punto de caminar rumbo al patíbulo cuando plasmó estas palabras en su histórico testamento. Esperaba que los jóvenes imitaran su ejemplo de morir con firmeza antes de dejar abandonada la nación al desorden en que se encontraba por aquel entonces, según escribió. Tales exclamaciones siguen teniendo vigencia en la patria de Morazán en donde muchos “millennials” ven con indiferencia el acontecer del país cuando pueden luchar desde diferentes trincheras por enaltecerlo y dar un golpe de timón a su rumbo.

Aunque el campo de la política está viciado por los mismos políticos, paradójicamente esa podría ser una de las trincheras a las que me refiero.

Decía el expresidente de Francia Charles de Gaulle que la política es demasiado seria para dejarla en manos de los políticos. Entiendo que se refería a los perversos que ven en la política su modus vivendi, no el medio para transformar una nación, ya que no puede haber política sin políticos.

De tal manera que se requiere personas con nueva mentalidad para que entren al ruedo de esta actividad de quienes rigen o aspiran regir los asuntos públicos. Que los políticos anacrónicos sean relevados por jóvenes que, por amor al país, tengan arraigadas intenciones de conducirlo hacia derroteros de franca superación. Estos pimpollos deben tener conciencia de que si mejora Honduras también estarán mejor ellos y los hondureños en general.

El nuevo liderazgo clamado por Martí, Morazán y otros célebres patriotas podría estar echando raíces en personalidades como Nayib Bukele, quien comenzó a incursionar en política antes de los treinta años y actualmente se desempeña, con buen suceso, como presidente de El Salvador.

Otro ejemplo es el de Daniel Noboa, actual mandatario de Ecuador con solo 35 años. Aún con una corta trayectoria como político de centro derecha ha sabido hacerle frente, con el apoyo del Ejército y la Policía, a la ola de violencia desatada por un “terrorismo nacional armado”.

Definitivamente Honduras urge de “pinos nuevos”, pero que no se dejen carcomer por el gorgojo de los políticos de oficio porque seguiríamos en lo mismo.