“Las personas se sienten mejor consigo mismas cuando han dado lo mejor de sí”. Bill Hybels. Aprendí en la práctica del baloncesto que dos personas pueden practicar con el mismo entrenador y no significa que se tenga el mismo progreso. Hay un ingrediente extra que se logra en dar lo mejor siempre en la vida aparte de reconocer cual es su potencial y sacar su mejor provecho es lo que llamamos la “milla extra”.

La diferencia entre lo ordinario y extraordinario es lo extra; esto implica tiempo, recursos, sangre, sudor y lágrimas. Nadie puede llegar a dar lo mejor de sí haciendo solo lo que se le solicita; cuando damos lo mejor de nosotros en el propio tiempo seguramente viviremos para todos los tiempos. Tengo amistades que el deporte me regaló, mis compañeros de equipo de baloncesto de la Fuerza Aérea Hondureña en la cual fuimos campeones juveniles nacionales y dejamos huella en esta disciplina en todo Honduras, a quienes les rindo mi respeto, cariño y tributo y llevo siempre en mi corazón. Lo más lindo es que experiencias vividas que pasamos nos forjaron en personas de bien y seguimos cosechando lo mejor.

Pero para sacar lo mejor y dar lo mejor es necesario el poder darle menos importancia a las cosas, demostrar cada día la gratitud no solo dar gracias, sino vivir agradecido que es un estilo de vida; un solo detalle por muy pequeño que sea causa mayor trascendencia, las acciones hablan más que mil palabras, aprende de las lecciones de vida, no hay pecado en equivocarse todos aquí tenemos techo de vidrio el único perfecto es Dios que nos entiende acepta y ama.

El bienestar holístico significa una atención equilibrada en la mente, cuerpo, alma y espíritu. La generosidad es cuando existe la sinergía entre el bienestar de nuestra vida y en la de todos aquellos en la que hemos ayudado, entonces podemos experimentar la plenitud de vida.