17/04/2024
07:00 AM

Doctores cubanos

Graco Pérez

En 1872 se inauguró entre Shinbashi y Yokohama la primera línea de ferrocarril de Japón.

El 1 de octubre de 1964, Japón inauguró la primera línea de alta velocidad del mundo, con innovadoras tecnologías de transporte y mantenimiento.

Los Juegos Olímpicos de Tokio contaron con el Shinkansen (tren bala) de Tōkaidō, que conectaba Tokio y Osaka, años después (1970), su red ferroviaria se revitalizó para la Exposición Universal de Osaka.

En enero del año siguiente fueron puestos a funcionar los trenes de diagnóstico del Shinkansen, conocidos popularmente como “Doctor Yellow” (doctor amarillo), sobrenombre que reciben por su función y color. Estos trenes fueron sometidos a importantes mejoras en 1974 y 2001.

En la serie 0 (Set T2) los nuevos vehículos combinaron el diagnóstico de los cables con el de la vía férrea, antes separado.

Es el vehículo más rápido que opera en la red de trenes bala, a menudo alcanzando su velocidad máxima de 443 km/hr.

Sin tomar en cuenta el color, los trenes Doctor Yellow se parecen exteriormente a los Shinkansen de pasajeros.

Interiormente cuenta con equipos de monitoreo en cada uno de los siete vagones y una tripulación básica de nueve personas: dos conductores, tres técnicos responsables de las vías y cuatro para comprobar los problemas relacionados con la electricidad.

Japan Rail no publica el horario para los servicios del Doctor Yellow, lo que significa que nadie sabe cuándo se puede ver uno.

Su color simboliza felicidad y muchos creen que avistarlo traerá buena fortuna.

Diferentes Doctor Yellow recorren la red de alta velocidad por todo Japón.

En Honduras se espera la llegada, más como un acto de acercamiento ideológico que de inexistencia de recurso humano nacional, de doctores cubanos.