Más noticias

El presunto nominado en el que nadie creyó

El magnate de bienes raíces norteamericano Donald Trump, estrella de reality shows, empresario de bistecs, corbatas y las gigantes Trump Towers, será el nominado por el Partido Republicano, tal cual como se anunció esta semana después de que asegurara algunos delegados que no habían dicho a quién apoyarían en estados claves. Recuerdo el inicio de campaña de Trump y la incredulidad de los republicanos. Los primeros dos debates cuando Donald Trump abrió sus dos primeras controversias sobre el sistema político “corrupto” norteamericano o su discusión con una presentadora de Fox sobre ataques a las mujeres todavía no eran suficientes para pensar que llegaría a ser el nominado. Pero ya está a pocas semanas de serlo. Y con lo inesperado: sobrepasando los 1,237 delegados que se necesitaban para asegurar la nominación.

El fenómeno Trump trató de ser frenado por los más experimentados políticos, desde Jeb Bush hasta un ridículo discurso del ex candidato presidencial Mitt Romney en el que rogaba a los norteamericanos que no votaran por el candidato que indiscutiblemente la gente quería.

Yo escribí una columna muy temprano en la contienda pensando que sería Rubio Vs. Hillary porque mis cálculos daban a creer que Trump se vendría abajo por cada locura que lo escuchaba decir y que Ted Cruz y Jeb Bush no llegarían por falta de carisma. Como yo, pienso que hubo muchos analistas y periodistas equivocados porque cuando empezamos a ver que cada vez que el magnate abría la boca, para bien o para mal, las encuestas subían y que no había quien lo aplastara en un debate. El panorama se fue poniendo más claro que el agua. La gente lo quería a él.

En su discurso del jueves, después de que todos los titulares de los medios aseguramos que Trump sería el nominado, se vio a un Donald victorioso, feliz, respondiéndole preguntas a la prensa con toda tranquilidad, hasta las más controversiales como por ejemplo su pelea por redes sociales y verbal con la senadora demócrata (de la izquierda más izquierda de los demócratas) Elizabeth Warren a quien llamo “Pocahontas” como la bella india de la película de Disney. Warren se había registrado para una campaña política como nativo americano – minoría– y no había sido calificada como tal. Después de algunas declaraciones desaprobatorias de la senadora a Trump, el empresario sacó la carta del insulto “Pocahontas” como el nombre de la caricatura.

Algunas mujeres nativo americanas ya salieron a decir que están ofendidas. Pero al presunto nominado parece poco o nada importarle.

¿Qué viene en las próximas semanas en materia electoral?

Creo que empezaremos a ver republicanos preparándose para la convención de julio, para las presuntas protestas que se han anunciado contra Trump (una de cien mujeres desnudas creada por un fotógrafo), las de los inmigrantes ofendidos por sus comentarios racistas y cualquier otra. (Esta semana en Nuevo México se tornaron violentas).

Luego veremos más republicanos del establishment dando marcha atrás y alineándose a Trump y la rápida elección de formula vicepresidencial después.

Entre los demócratas, Bernie Sanders sigue dándole la pelea a la ex secretaria Clinton, que sigue a su vez dando explicaciones por su controversia con los correos. Para algunos observadores de su partido a buen momento, porque más adelante pudiera haberla afectado más. Ya veremos.

Este año en política, todo está por verse.

*Periodista radicada en Miami, especialista en temas hispanos y de EUA