Florida, Estados Unidos.

Un hombre llamado Eugene Bozzi contó en una entrevista con el diario New York Post que estaba en el garaje hablando con su sobrino cuando escuchó “una pequeña conmoción afuera”.

Su hija, que estaba montando bicicleta, fue quien le avisó de la presencia de “un gran caimán”. Él de inmediato decidió actuar.

“Fui para allá y era más grande que yo. También había niños de otras personas. El instinto militar entró en acción”, relató el tipo.

Eugene usó un contenedor de basura para poder atrapar al cocodrilo. El video no tardó en recibir miles de reproducciones en YouTube.

Lesiones

La Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca estatal (FWC, en inglés) asegura que las lesiones graves causadas por los caimanes son raras en Florida. Esta agencia estatal tiene un Programa de Caimanes Molestos (SNAP, en inglés) que recoge quejas sobre caimanes específicos que se cree que representan una amenaza para las personas, las mascotas o las propiedades.