25/05/2022
01:01 AM

Más noticias

Se instala la nueva Asamblea Nacional de Nicaragua con la amplia mayoría sandinista

La sesión solemne comenzó a las 10.20 horas (16.20 GMT) y fue presidida por el pleno de magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE).

Managua, Nicaragua.

Los 90 diputados electos en los controvertidos comicios del pasado 7 de noviembre en Nicaragua, más el segundo candidato presidencial más votado, tomaron posesión este domingo en la Asamblea Nacional (Parlamento) para el período 2022-2027, en la que el oficialismo tendrá mayoría absoluta.

La sesión solemne comenzó a las 10.20 horas (16.20 GMT) y fue presidida por el pleno de magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE), encabezado por su presidenta Brenda Rocha, que se encargó de hacer el juramento, tomar la promesa de Ley y entregar credenciales a los diputados.

Puede leer: México suma 30,000 nuevos contagios de covid-19, máximo en la pandemia

REELIGEN PRESIDENTE A DIPUTADO SANCIONADO POR EE.UU.

Posteriormente, los legisladores eligieron por unanimidad al diputado sandinista Gustavo Porras como presidente de la Junta Directiva del Parlamento, cargo que ocupó en el período anterior.

Porras, de 67 años, reelegido para su quinto período consecutivo de cinco años como legislador y que dirige el Parlamento desde el 9 de enero de 2017, es uno de los tres diputados sandinistas sancionados por Estados Unidos y Canadá por promulgar “leyes represivas” en el marco de la crisis sociopolítica que vive el país desde abril de 2018.

También: Abren los primeros centros de voto para elegir gobernador en la cuna de Hugo Chávez

Porras, diputado desde 2002, forma parte del círculo de poder del reelegido presidente del país, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, también reelegida en unos comicios en los que las autoridades arrestaron a siete aspirantes presidenciales opositores y cancelaron la personalidad jurídica a tres partidos políticos.

Estados Unidos acusa al médico y también dirigente sindical de ser el operador político más importante de Ortega y de ejercer un control significativo sobre el Instituto de Seguridad Social (INSS) y el Ministerio de Salud, con la aprobación de la vicepresidenta Murillo (sancionada).