10/05/2022
04:12 PM

Más noticias

Rusia descarta cualquier “concesión” en conversaciones con EEUU sobre Ucrania

Rusia excluyó cualquier “concesión” en las conversaciones con Estados Unidos en Ginebra sobre Ucrania y la seguridad en Europa.

Ginebra, Suiza.

Rusia descartó el domingo cualquier “concesión” antes del inicio de las conversaciones con Estados Unidos en Ginebra sobre Ucrania, en un momento en el que Moscú busca un acuerdo más amplio sobre la seguridad en Europa y Occidente presiona para la retirada de tropas rusas.

El viceministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Riabkov, declaró antes del inicio del encuentro en Ginebra que el Kremlin está “decepcionado” por las señales provenientes tanto de Washington como de Bruselas, donde está la sede de la OTAN.

“No aceptaremos ninguna concesión. Está totalmente descartado”, dijo a las agencias rusas Riabkov, que es parte del equipo negociador.

El encuentro de alto nivel marca el inicio de un maratón diplomático que durará toda la semana, durante el cual Rusia se reunirá con la OTAN y también con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

En esta serie de reuniones, Estados Unidos quiere asegurar a sus aliados europeos que no quedarán de lado en las conversaciones.

Las tensiones van en aumento desde que Rusia comenzó a apostar decenas de miles de tropas en la frontera con Ucrania, a cambio de garantías de que la OTAN no seguirá expandiéndose hacia sus fronteras.

Para Moscú, uno te los temas clave es que Ucrania nunca ingrese al pacto militar atlántico, al cual Kiev quiere acceder.

Estados Unidos estará representado por la subsecretaria Wendy Sherman, pero Washington ya advirtió que muchas de las propuestas de Moscú son inadmisibles.

El diálogo comienza oficialmente el lunes pero Sherman llevará a cabo una cena de trabajo con Riabkov el domingo, indicó el Departamento de Estado.

Los manifestantes sostienen pancartas que representan al presidente ruso Vladimir Putin.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, ha desestimado muchas de las exigencias de Moscú y advirtió que será difícil que progrese el diálogo mientras Rusia tenga “una pistola apuntando en la cabeza a Ucrania”.

“Estamos dispuestos a responder con fuerza a una nueva agresión rusa. Pero una solución diplomática aún es posible, y preferible, si Rusia la elige”, dijo Blinken el viernes.

En junio, el presidente ruso Vladimir Putin se reunió con el presidente estadounidense Joe Biden en Ginebra y acordaron establecer un diálogo regular encabezado por Sherman y Riabkov.

Duras consecuencias

En dos conversaciones telefónicas, Biden advirtió a Putin de que si invade Ucrania las consecuencias serán duras.

Entre las medidas que se barajan hay sanciones contra el círculo más cercano al presidente ruso, la cancelación del controvertido gasoducto Nord Stream 2 para abastecer Alemania y, en un escenario más drástico, un bloqueo de los vínculos de Rusia con el sistema financiero.

Un alto funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato advirtió que si se concreta una incursión de Moscú, Washington enviará un mayor contingente hacia países de la OTAN junto a la frontera rusa, como Polonia y los países Bálticos.

Los europeos han mostrado que están involucrados y el jefe de la diplomacia de Bruselas, Josep Borrell, visitó la frontera de Ucrania, aunque en el bloque algunos miembros son reticentes sobre si aplicar sanciones más duras.

Rusia plantea sus exigencias después del incumplimiento del acuerdo de la Guerra Fría de que la OTAN no se expandiría hacia el este y que muchos de los países que integraron Pacto de Varsovia y los tres países Bálticos, que formaron parte de la Unión Soviética, fueran admitidos.

Rusia mantiene una fuerte presión contra Ucrania desde que una revuelta derrocó a un gobierno afín a Moscú, alineado con la política del Kremlin contraria a un acercamiento de Kiev hacia Europa.

Rusia anexó la península de Crimea y apoya a los rebeldes en el este de Ucrania, un conflicto que ha provocado más de 13.000 muertos.

En un momento en el que Rusia interviene para respaldar a sus aliados frente a revueltas en Bielorrusia y Kazajistán, Moscú insiste en que quiere progresos concretos en las conversaciones.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, advirtió el viernes que sigue habiendo el riesgo real de una invasión rusa.