Moscú.

Rusia anunció el jueves su intención de levantar la prohibición que pesa sobre la popular mensajería criptada Telegram, tras felicitar a la compañía por su renovado compromiso en la lucha contra el extremismo.

El bloqueo duró dos años, aunque no logró grandes resultados.

'Evaluamos positivamente la voluntad expresada por el fundador de Telegram de luchar contra el terrorismo y el extremismo y (...) suprimimos las exigencias para limitar el acceso a la mensajería', indicó en un comunicado la agencia de control rusa para medios de comunicación, Roskomnadzor.

Las autoridades rusas ordenaron en 2018 el bloqueo de Telegram, que reivindica más de 400 millones de usuarios (30 millones en Rusia), porque se negaba a proporcionar a las autoridades un acceso a los mensajes de los usuarios.



Las autoridades denuncian que la mensajería cifrada es utilizada en particular por grupos terroristas o para actividades ilegales.

Telegram fue creado en 2013 por el ruso Pavel Dourov. La empresa ha rechazado hasta ahora colaborar con las autoridades y ha logrado sortear sin grandes dificultades el bloqueo.

Dourov se declaró satisfecho por la decisión, que 'podría tener un impacto positivo en la innovación y la seguridad nacional del país'.

El fundador de Telegram aseguró que la red ha mejorado su capacidad de 'detectar y eliminar la propaganda extremista'.

Telegram era muy utilizado por altos cargos y organismos rusos hasta su prohibición, y muchos miembros de la administración continuaron utilizándola después.