29/09/2022
08:03 PM

Más noticias

Rey del Cachopo asesinó por accidente a su novia hondureña, según hipótesis de la Policía

La policía española sospecha que en una discusión pudo golpearla o empujarla y provocar su muerte inesperadamente.

Madrid, España

La hondureña Heidi Paz, de 25 años, posiblemente fue asesinada accidentalmente después de una discusión con su pareja César Román, de acuerdo con la hipótesis que investiga la Policía española.

El “Rey del Cachopo” permanece encarcelado por el asesinato de su novia Heidi Paz el 13 de agosto de 2018 en la calle López Grass del distrito de Vallecas en Madrid.

La Policía sospecha que en una discusión pudo golpearla o empujarla y provocar su muerte inesperadamente.

Preubas
Hay numerosos vestigios que también delatan al empresario. El principal es que se ha descubierto una huella suya en uno de los dos botes de sosa cáustica que supuestamente empleo para pulverizar el cadáver.
También creen, siguiendo con ese hilo de las pesquisas, que el hombre se asustó y que luego descuartizó el cadáver, para lo que desplegó un plástico grande para no dejar manchas de sangre en el suelo. Luego, enterró parte del cuerpo y el cuchillo cerca de su domicilio. El torso, al ser más pesado, lo metió en una maleta y lo condujo hasta la nave de la calle Sebastián Gómez, en el distrito de Usera.

Los agentes de la Brigada de la Policía Científica encontraron hasta nueve vestigios o rastros que se están analizando y que podrían corresponder con el ADN de Heidi. Si eso se confirma sería otra prueba más para determinar el lugar del crimen y tumbar las declaraciones del empresario español que asegura que él no mató a su novia.

La semana anterior César Román envió una carta al tribunal donde se muestra dispuesto a colaborar en el caso argumentando que a la hondureña Heidi Paz la asesinó una banda criminal del narcotráfico.

Foto: La Prensa

El Rey del Cachopo mató a su novia Heidi Paz por accidente.
Román ha contado a la Policía que el 13 de agosto le pusieron una pistola en la cabeza y que no denunció los hechos ya que entre las personas que le coaccionaban había gente con contactos policiales. El acusado sigue sin dar nombres, ya que mantiene que su familia está en riesgo, pero tampoco ha sabido explicar por qué si existía peligro para sus parientes huyó él solo dejándolos en Madrid y sin ponerse en contacto con ellos.

Fuente: elmundo.es