26/11/2022
11:37 AM

Más noticias

Rey del Cachopo asegura que su novia hondureña fue asesinada por narcotraficantes

César Román dice que tienen nombres de los que mataron a Heidi Paz.

Madrid, España

César Román, 'El rey del cachopo', dice que está dispuesto a colaborar con las autoridades española para dar con los asesinos de su novia hondureña Heidi Paz.

El empresario español envió una carta al Juzgado de Violencia número 6, de Madrid, pero ha pedido que se declare secreto su testimonio para la acusación particular, que ejercen los familiares de la víctima.

Román quiere “informar en los juzgados de los nombres y apellidos de los delincuentes que están detrás del asesinato de Heidi Paz”.

Román está ingresado en una cárcel de Soto del Real desde noviembre de 2018, cuando fue detenido en Zaragoza con una identidad falsa.

Según la carta del ' El rey del cachopo', los presuntos delincuentes serían unos narcotraficantes y prestamistas, que habrían reclamado a Román la devolución de esa deuda “poniendo a Heidi una pistola en la cabeza”.

En concreto, una de estas personas sería el mismo que reclamó el pago de la deuda al Rey del Cachopo durante un encuentro en la madrileña Glorieta de Cádiz el pasado 13 de agosto y que provocaría su posterior huida a Zaragoza, donde finalmente sería detenido.

Román asegura que Heidi tenía llaves de la nave de Usera, donde fueron hallados sus restos, 'y ese hombre (el supuesto pistolero) pudo ser el que un testigo vio salir abandonando el lugar poco antes de que la policía descubriese los restos' de Heidi Paz. Todos los testigos interrogados han declarado que solo el Rey del Cachopo tenía llaves de ese local y Heidi nunca tuvo acceso libre a ninguno de los cuatro restaurantes de César Román.

También da pistas sobre este supuesto grupo organizado “que se dedica al narcotráfico y a los préstamos en Madrid, Castilla-La Mancha y Andalucía'.

César Román dijo que Heidi Paz formaría parte de este grupo con el que habría 'trabajado' en La Cañada Real, un conocido “hipermercado” de las drogas, como también en San Blas, otro popular barrio del sudeste de Madrid.

Román asegura en su carta que tiene miedo porque “este grupo mantiene fuertes lazos con infiltrados en la policía, en concreto en tres comisarías de Madrid, Castilla-La Mancha y Andalucía”.

César Román exige a la juez, como paso previo para su colaboración, que “declare el secreto de estas actuaciones, previamente a mi declaración”.

Fuente: elcierredigital.com