19/05/2024
07:35 AM

El primer ministro eslovaco, Robert Fico, en estado grave tras haber sido tiroteado

Fico tiene heridas de bala en el abdomen, las piernas y los brazos, según medios locales.

Bratislava, Escocia.

El primer ministro eslovaco, Robert Fico, se encuentra en estado grave tras haber sido tiroteado este miércoles varias veces, según informan las redes sociales del político.

“Ha recibido múltiples disparos y actualmente su vida está en peligro”, señala la cuenta de Fico en la red social Facebook, donde se indica que está siendo trasladado en helicóptero a la localidad de Banská Bystrica, a unos 65 kilómetros de Handlová, donde se produjo el ataque.

El político tiene heridas en el abdomen, las piernas y los brazos, según el diario Denník N.

Autor de los disparos detenido

El autor de los disparos es un hombre de 71 años que fue detenido por la Policía en el lugar del ataque, según informan los medios locales.

El sospechoso, que fue identificado y procede de la localidad Levice, en el sureste del país, disparó cuatro o cinco veces y alcanzó a Fico en el esternón y en las extremidades, según la emisora privada TV Joj.

Según la portavoz policial, los agentes inmovilizaron al agresor y luego lo subieron a un automóvil.

El primer ministro eslovaco, Robert Fico.

Fico había presidido hoy una reunión del Consejo de Ministros en Handlová, una población del centro del país cercana a Banska Bystrica, la capital regional, adonde fue trasladado en helicóptero para ser atendido de sus heridas.

El primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, es herido en un tiroteo

Según el diario Pravda, el agresor se encontraba paseando por los alrededores de la Casa de Cultura, donde se celebró la reunión gubernamental.

Al terminar, el primer ministro fue a saludar a los vecinos y el agresor, que se encontraba en este grupo, “disparó de repente”, dijo un testigo, que negó que fuera un residente del pueblo.

El portal de noticias Jeden Den Plus afirmó que el estado de Fico al ser trasladado en helicóptero al hospital era “muy grave”. EFE