Muere un yogui indio que afirmaba llevar 80 años sin comer ni beber

Prahlad Jani decía que fue bendecido por una diosa en su infancia.

El yogui indio Prahlad Jani. Foto: AFP
El yogui indio Prahlad Jani. Foto: AFP

Ahmedabad, India.

Un yogui indio que afirmaba que no había comido ni bebido en 80 años, lo que dio lugar a estudios médicos y planteó dudas, murió el martes a los 90 años, anunció su vecino a la AFP.

Prahlad Jani, un asceta de larga barba y con un pendiente en la nariz, era oriundo del pequeño pueblo de Charada, en el estado de Gujarat (oeste de India) y aseguraba que no había consumido ni agua ni comida desde los 11 años.

LEA MÀS: Trump transmite teoría conspirativa que vincula a presentador de TV con una muerte

"Murió el martes por la mañana, de vejez, en su domicilio", declaró a la AFP Sheetal Chaudhary, su vecino.

"Fue trasladado al hospital después de medianoche pero los médicos lo declararon muerto al llegar", explicó.

LEA MÀS: Autoridades en EEUU condenan concurrida fiesta en piscina en plena pandemia

Jani decía que fue bendecido por una diosa en su infancia, lo que le habría conferido unos poderes especiales. "Recibo el elixir de la vida por el agujero de mi paladar, lo cual me permite vivir sin alimento ni agua", afirmó a la AFP en 2003.

No es posible comprobar si el yogui estuvo sin consumir agua ni comida durante todas estas décadas. Para los médicos, que el cuerpo humano pueda aguantar un ayuno tan largo es algo impensable.

LEA MÀS: Imágenes de la "salvaje" fiesta en piscina en Missouri: Alcohol y selfies sin distanciamiento social

El asceta creó una pequeña comunidad de fieles y atrajo la atención de los científicos. Equipos médicos indios lo observaron en dos ocasiones, en 2003 y en 2010.

Durante este segundo estudio, estuvo vigilado constantemente por cámaras, y permaneció sin beber, comer, orinar ni defecar durante dos semanas, lo que causó una gran estupefacción en los especialistas que lo observaban.

"Este fenómeno es un misterio", declaró en aquel momento a la prensa en neurólogo del equipo.

La Prensa