Helsinki, Finlandia.

El presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, disfrutó el miércoles de un día más fácil de lo habitual al compartir sus funciones con una joven de 16 años, en una iniciativa para promover los derechos de las niñas.

Es lo mejor que viví en mucho tiempo”, dijo Nella Salminen a la AFP en la puerta del palacio presidencial de Helsinki, después de pasar el día reuniéndose con políticos e interviniendo en una conferencia mundial sobre la acción climática.

Salminen fue seleccionada por la organización benéfica Plan Internacional para trabajar junto al presidente en el marco de su campaña #GirlsTakeover, en la que adolescentes de todo el mundo toman el timón de la política o los negocios por un día.

La campaña de este año, que se celebra antes del Día de la Niña de la ONU, el 11 de octubre, prevé que jóvenes mujeres ocupen el puesto de la ministra de Educación de Uganda, de una consejera federal suiza y de directoras generales de varias grandes empresas indonesias, entre otros.

Salminen dijo que su mensaje a sus mayores era que reconocieran mejor el potencial de las niñas y las hicieran participar más en la elaboración de políticas.

“No es justo que las decisiones que me influyen mucho sean tomadas por los responsables sin pedir la opinión de mi generación”, destacó.

Desinformación

Salminen también habló con el presidente sobre el impacto de la información falsa en línea. “La desinformación y la desinformación en internet han crecido y siguen creciendo. Es realmente difícil encontrar la información correcta”, indicó Salminen a la AFP.

En Finlandia el papel del presidente es más bien protocolar aunque también supervisa la política exterior -excluyendo los asuntos de la UE- y dirige las fuerzas armadas.

Creo que ser presidente tiene sus altibajos”, subrayó Salminen. “Es un trabajo realmente difícil, pero muy interesante”.

La joven de 16 años no descarta aspirar al máximo cargo de Finlandia cuando sea mayor. “Mi sueño es cambiar el mundo y ser diplomática o incluso presidenta algún día”, dijo. “No puedo prometer nada, ¡pero ya veremos!”.