24/02/2024
06:34 PM

Marco Rubio busca convertirse en el primer presidente latino de Estados Unidos

  • 11 febrero 2015 /

El Senador republicano, impulsor de una reforma migratoria, decidirá 'en unas pocas semanas' si aspirará a la Casa Blanca.

Miami, Estados Unidos.

De niño, Marco Rubio le decía a su abuelo, un exiliado cubano, que algún día derrocaría a Fidel Castro y sería presidente de Cuba. Hoy, a los 43 años, su ambición sigue siendo voraz: quiere ser el primer presidente latino de Estados Unidos.

El senador republicano Marco Rubio no ha anunciado su candidatura a las elecciones de 2016, pero el lunes dijo que decidirá 'en unas pocas semanas' si aspirará a la Casa Blanca.

A un año de las primarias de su partido, está en una campaña informal, con un nuevo libro sobre ideas económicas, y en una gira por los estados claves, entre ellos Iowa, adonde acudirá este viernes.

Lea más: Marco Rubio considera presentar su candidatura a la Casa Blanca

Además: Senador Rubio dice que alivio de EUA a Cuba sólo enriquece a un tirano y su régimen

Rubio nació en Miami en mayo de 1971, hijo de un matrimonio cubano que abandonó la isla quince años antes para escapar de la pobreza. Algunos años después del arribo al poder de Fidel Castro en 1959, su familia decidió no regresar más a Cuba, un país que Marco Rubio nunca ha conocido.

Pero Cuba es el hilo conductor de la vida del político, cuyas ambiciones, dice, son las mismas de generaciones de exiliados que buscaron recomponer sus vidas en Estados Unidos.

Foto: La Prensa

'Yo soy hijo de inmigrantes, exiliados de un país en problemas. Ellos me dieron todo lo que estaba en su poder para dar', escribió en su autobiografía, 'An American Son' (Un hijo americano).
Su impulso a la reforma migratoria

A su llegada a Washington los conservadores, traumatizados por la elección de Barack Obama, creían haber encontrado a su salvador. Pero su imagen se desinfló en 2013, al impulsar un ambicioso proyecto de reforma migratoria, que habría conducido a la regularización de millones de indocumentados.

El senador intenta desde entonces remontar la cuesta. Continúa sus esfuerzos paralelos para demostrar que puede encarnar la renovación ideológica de los conservadores.

Pero es su promoción de una dura política exterior y de defensa la que más lo expone a las críticas de la importante facción aislacionista del partido republicano. 'El mundo nunca es más seguro que cuando Estados Unidos es el más fuerte', señaló en septiembre, citando repetidas veces a Ronald Reagan.

En línea con el halcón John McCain, Rubio cree que crisis como las de Siria, Irak, Ucrania e Irán fuerzan a Estados Unidos a implicarse más en los asuntos mundiales. Esta visión del mundo lo lleva a clasificar a Cuba en la misma categoría que Irán y Siria y a buscar su aislamiento a toda costa.

Mientras haya un Castro en el poder, Rubio no piensa pisar la isla de sus antepasados.