TEMAS DESTACADOS:

Washington, Estados Unido

El día de las elecciones en Estados Unidos finalmente llegó, y 100 millones de personas ya han votado por correo o de forma presencial.

Millones más debían votar este martes en persona, y el ganador entre el presidente republicano Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden puede no conocerse hasta bien entrada la noche.

Pero la contienda para lograr una mayoría de 270 votos electorales, obtenidos al ganar el voto popular en cada estado, ha sido tan reñida que conocer al ganador podría exigir una espera hasta el miércoles o incluso más, y derivar en batallas legales sobre el recuento de votos.

El sistema electoral del país norteamericano es una elección indirecta, en la que los votantes eligen a los compromisarios de cada estado, que a su vez son los encargados de escoger al nuevo presidente y vicepresidente a través del Colegio Electoral. El candidato que más votos se lleva en cada estado se adjudica todos los compromisarios del estado.

Por este motivo, en Estados Unidos se dan situaciones como la que llevó en los últimos comicios a Trump a la presidencia a pesar de haber conseguido cerca de dos millones de votos menos que su adversaria política, Hillary Clinton.

El valor de los estados bisagra

En este sentido, el color de los estados se vuelve crucial para la elección. Cada estado entrega la totalidad de sus votos a un solo candidato, por lo que conseguir estados como Florida, que cuenta con 29 votos, se torna crucial para los partidos. Los estados, por tanto, tienen mayor o menor influencia en la determinación del resultado de la elección en función de la cantidad de votos y lo clara que tengan la orientación política.

Según los antecedentes electorales y las últimas encuestas, Trump es claro favorito en 22 estados, y en cambio, Biden se espera que gane con cierta comodidad en 20 estados y en Washington DC.

Florida (29 electores)
Con sus 29 electores, Florida es considerada por los estadounidenses como la joya de la corona electoral. La cantidad de votos que salen de este estado suele decantar la balanza hacia uno de los candidatos para llegar a conseguir los 270 apoyos necesarios para la victoria

Carolina del Norte (15 electores)
Carolina del Norte es uno de los estados más cruciales en la carrera hacia la Casa Blanca.

Arizona (11 electores)
Los 11 electores del estado de Arizona son todavía una de las grandes incógnitas en la carrera presidencial

Ohio (18 electores)
Según las últimas encuestas, en este estado de 18 electores Trump tendría un 50% de los votos frente al 47% que se prevé que consiga Biden.

Georgia (16 electores)
En este estado, las encuestas dan un claro empate entre candidatos en cuanto a intención de voto.

Iowa (6 electores)
A pesar de tener solo 6 electores, el resultado electoral del estado de Iowa es una de las grandes incógnitas de estas elecciones.

Pennsylvania (20 electores)
El estado natal de Joe Biden se convirtió al rojo en 2016 tras una tendencia demócrata en comicios anteriores. Ahora, si no vuelve a sumar sus 20 electores al partido demócrata complicará bastante el acceso de Joe Biden a la Casa Blanca.

Wisconsin (10 electores)
Junto a Pennsylvania y Michigan, Wisconsin fue uno de los tres estados clave que en 2016 dieron la victoria al candidato republicano.

Michigan (16 electores)
Tras el sorprendente cambio de color en las pasadas elecciones del estado de Michigan, tradicionalmente deócrata pero que en 2016 se pasó a sumar sus electores a los republicanos, este año vuelve a ser un estado clave.