05/12/2022
12:20 AM

Más noticias

La supremacía del voto electoral tiene los días contados en EE UU

La Corte Suprema de Justicia falló de forma unánime el 6 de julio anterior que el voto de los Colegios Electorales deberá alinearse con el candidato que gane el sufragio popular .

Tegucigalpa, Honduras.

El sistema electoral de Estados Unidos para elegir presidente ha sido cuestionado por sus propios ciudadanos por considerarlo antidemocrático al privilegiar el voto de los integrantes de los Colegios Electorales al del mandato de la mayoría manifestada en las urnas en los 50 estados de la Unión Americana.

Pero esta vez eso podría cambiar a la luz de una sentencia de la Corte Suprema de Justicia de EUA.

El pasado 6 de julio en una decisión unánime de 9-0, la Corte Suprema dictaminó que los estados tienen derecho a “vincular” la forma en que votan los miembros del Colegio de Electores con el voto del electorado; es decir, que lo hagan por el candidato presidencial que ganó el voto popular en su estado.

LEA: Biden llama a 'sacar' a Trump para acabar su agenda antinmigrante

Esta sentencia vendría a dar un vuelco histórico al sistema de elección presidencial de EUA, si se toman en cuenta los antecedentes en los que varios candidatos obtuvieron la mayoría en el voto popular, pero perdieron el del Colegio Electoral, lo que les impidió llegar a la Casa Blanca.

Los casos más sonados fueron los del exvicepresidente y candidato demócrata Al Gore, quien ganó el voto popular, pero perdió el electoral ante el republicano George W. Bush, y más recientemente, en noviembre de 2016, la ex primera dama Hilary Rodam Clinton, quien perdió de la misma manera ante el actual presidente republicano Donald Trump.

¿Qué papel juega el Colegio Electoral?

Durante las elecciones generales, los estadounidenses votan por el presidente en los centros de votación, pero la suma del total del voto popular no determina al ganador. En cambio, el ganador se decide con el Colegio Electoral.

Para ganar las elecciones, un candidato debe recibir la mayoría de los votos electorales y, en el caso de que ningún candidato reciba la mayoría de los votos, la Cámara de Representantes elige al presidente y el Senado elige al vicepresidente.

En otras elecciones que se llevan a cabo en Estados Unidos, los candidatos son elegidos directamente por voto popular. Sin embargo, en el caso de las elecciones para presidente y vicepresidente el resultado no depende directamente del voto ciudadano. Los ganadores son determinados por el voto de los “electores”, quienes son parte de un proceso llamado Colegio Electoral. El utilizar “electores” como parte del proceso está establecido en la Constitución, fue una manera de encontrar un punto medio entre un voto popular ciudadano y una votación en el Congreso.


¿Quiénes son los electores?

Cada estado tiene tantos electores como miembros en el Congreso (Cámara de Representantes y Senado), incluyendo los tres electores de Washington DC, para un total de 538 electores.

Después de que cada ciudadano emite su voto para presidente, su voto pasa a un conteo estatal. En 48 estados y en Washington DC, el ganador consigue todos los votos electorales para ese estado. Maine y Nebraska asignan a sus electores utilizando un sistema proporcional.

De esa manera, un candidato necesita el voto de al menos 270 electores (más de la mitad del total) para ganar la elección presidencial.


Fin de la supremacía

Ricardo Puerta, analista en migración y política estadounidense, explicó a LA PRENSA que tras la sentencia de la Corte Suprema del 6 de julio de este año en lo sucesivo los miembros de los Colegios Electorales deberán alinear su decisión y votar por el candidato que obtuvo el sufragio popular.


Explicó que el fallo unánime de la Corte también permite a los estados de la Unión Americana destituir y penalizar a los electores que voten en contra de la mayoría simple de los ciudadanos, si ya se conocen los resultados del voto popular directo del electorado. A juicio de Puerta, el candidato demócrata Joe Biden se convertiría en el próximo presidente, si recibe el voto popular y el de los electores.