Quito, Ecuador.

El designado presidencial de Honduras, Ricardo Álvarez, participa en representación del mandatario Juan Orlando Hernández en la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Ecuador.

El Presidente Rafael Correa inauguró el encuentro en la Mitad del Mundo, donde se encuentra el edificio de Unasur.

Correa recordó que con el gobernante costarricense Luis Guillermo Solís, propusieron en Belén (Costa Rica), las cinco líneas de trabajo para los próximos años.

'Lamentablemente, por falta de consenso y diferentes visiones sobre Celac que, en lo personal, no considero excluyentes, no se han podido plasmar estos ejes en metas cuantificables y en una agenda común', indicó el presidente de Ecuador, país que ostenta la presidencia temporal del bloque.

Entre esas líneas, mencionó reducir la pobreza extrema y las desigualdades y recordó que en la cumbre de La Habana declararon a la región como zona de paz y apoyaron al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en la búsqueda de la paz definitiva.

'Entregamos una Celac con toda la capacidad de apoyar la verificación del acuerdo de cese al fuego y dejación de armas en Colombia', declaró.

Entre las políticas para tener una región más equitativa y disminuir la pobreza mencionó un sistema tributario progresivo, 'donde el que más tiene, pague más', y que ese ingreso tributario sirva para financiar, a través de un adecuado gasto público, igualdad de oportunidades, como educación y salud.

Comentó que la Celac estima que la región requiere invertir en infraestructura el 6,2 % del PIB regional, lo que significa cerca de 320.000 millones de dólares anuales hasta el 2020.

'Sin embargo, en el último decenio, sólo se invirtió el 2,7 %, es decir menos de la mitad', comentó.
Destacó la importancia de la inversión pública, de que exista un 'adecuado financiamiento' para el desarrollo, y de que se resuelvan 'contradicciones propias' de la región.

'Mientras América Latina y El Caribe tienen depositados un billón de dólares de nuestros recursos en el primer mundo, seguimos dependiendo de préstamos externos, inversiones extranjeras y de cooperación sin ningún impacto estructural', añadió.

Recordó que en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se trabaja en una nueva arquitectura financiera regional compuesta por un banco de desarrollo, un fondo común de reservas y un sistema de compensaciones para el comercio internacional.

'El traer nuestras reservas, juntarlas y administrarlas adecuadamente para financiar el desarrollo constituye un imperativo del sentido común', agregó.

'Adecuada inversión extranjera es altamente deseable para la región, pero dentro de una relación entre Estados y trasnacionales justa y equilibrada, que posibilite el beneficio mutuo, el respeto de los derechos humanos y de la naturaleza', dijo.

Además, insistió en la necesidad de crear centros de arbitraje para la región que 'eviten ese atentado a nuestras soberanías que constituyen los actuales tratados bilaterales de inversión, donde todo está en función del capital, y los tribunales están compuestos por árbitros 'ad hoc' vinculados a las propias trasnacionales. Celac debe promover un organismo que defienda sus intereses mejor que la Organización de Estados Americanos', dijo.

Correa dijo que el quinto eje, desarrollar y potenciar el papel del grupo como bloque regional, es 'el más importante porque el mundo del futuro será un mundo de bloques'.