30/01/2023
12:13 AM

Más noticias

Congreso de Perú decide si abre proceso de destitución a Castillo

  • 14 marzo 2022 / 06:43 AM /

La sesión para discutir la admisión empieza este lunes.

Lima, Perú.

El Congreso de Perú, dominado por la oposición derechista, decide este lunes si admite a debate una moción de destitución contra el presidente izquierdista Pedro Castillo, similar a las que condujeron a las caídas de los exmandatarios Pedro Pablo Kuczynski, en 2018, y Martín Vizcarra, en 2020.

La “moción de vacancia” es la segunda contra Castillo en los siete meses y medio que lleva en el poder. En diciembre, el Congreso desestimó la primera.

El pedido lo impulsan 49 congresistas de los partidos derechistas Renovación Popular, Avanza País y Fuerza Popular, con apoyo de legisladores de otras bancadas.

La oposición alega “incapacidad moral” de Castillo para el cargo y necesita 52 votos, del total de 130 congresistas, para abrir el debate.

Sin embargo, la oposición no conseguiría en una siguiente sesión los 87 votos que exige la Constitución para remover a un presidente, según expertos.

Castillo, de su lado, solicitó acudir al Congreso el martes para dar un mensaje sobre el estado de la nación en el contexto de la crisis en curso.

Según la oposición, el presidente está salpicado por la presunta corrupción de su entorno e incurrió en “traición a la patria” por declararse abierto a un referéndum para decidir una salida al mar a la vecina Bolivia, un país sin costa.

“No tiene sentido la acusación de traición a la patria. Buscan cualquier forma para acabar con el gobierno de Castillo”, dijo el politólogo Fernando Tuesta en conferencia con la prensa extranjera.

Este mes la desaprobación del mandatario cayó a 66%, tres puntos porcentuales menos que en febrero cuando sumó su nivel más alto (69%), pero aún más desprestigiado está el Congreso, que lo desaprueba un 70%, según sondeo de Ipsos.

Celac pide respetar voto popular

El choque de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo en Perú volvió a trascender fronteras y la Celac hizo un llamado a respetar la “voluntad popular”.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) señaló el fin de semana “su preocupación por la situación institucional que atraviesa Perú y enfatiza la necesidad de que se respeten el orden democrático y la voluntad popular expresada en favor del Presidente Pedro Castillo”, en un comunicado de su presidente rotativo, el argentino Alberto Fernández.

El presidente boliviano Luis Arce tuiteó en apoyo a Castillo, “elegido por voto popular en un proceso que tuvo como testigo a América Latina”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ente autónomo de la OEA, ya había advertido el 10 de diciembre su preocupación por cómo se ha desvirtuado “por falta de definición objetiva la figura de vacancia presidencial por incapacidad moral permanente y el impacto que tiene en la institucionalidad democrática del Perú”.

El presidente de México, Andrés López Obrador, también había denunciado en diciembre que en Perú había “una especie de preparación a un derrocamiento” lanzada por el conservadurismo.

La posible destitución de Castillo ronda en el aire desde su elección en junio, cuando sus rivales denunciaron “fraude” a pesar del aval a su victoria de observadores de la OEA y la Unión Europea.

Castillo, un maestro rural de 52 años que asumió la presidencia de Perú el pasado 28 de julio por cinco años, es objeto de críticas que le acusan de falta de rumbo y señalan sus constantes crisis ministeriales.

Sexta moción en cinco años

El partido marxista que llevó a Castillo al poder, Perú Libre, adelantó que sus 37 parlamentarios rechazarán la moción.

“Las bancadas no votan en bloque sino en función de intereses personales, no hay certeza si procederá la admisión”, afirmó la politóloga Adriana Urrutia en una conferencia con corresponsales extranjeros.

“No hay votos suficientes para sacarlo, tampoco hay movilizaciones callejeras para sacarlo”, subrayó Tuesta.

Esta es la sexta moción de destitución contra un presidente de Perú desde 2017. Pedidos similares provocaron la caída de Pedro Pablo Kuczynski (derecha), en 2018, y Martín Vizcarra (centro), en 2020.

La caída de Vizcarra desató protestas, reprimidas con saldo de dos muertos y un centenar de heridos. Su salida condujo a Perú a tener tres presidentes en cinco días.