Madrid, España

Milena Sánchez, la “escort” (acompañante de pago) de 20 años desaparecida y hallada muerta en Madrid, supuestamente asesinada por su último cliente, murió por “ahogamiento”, según los primeros indicios recabados por los investigadores en el piso donde se encontró su cadáver.

Así lo ha revelado tras la Junta Local de Seguridad de Coslada la delegada del Gobierno, Mercedes González, quien ha indicado que será este martes cuando se practique la autopsia al cuerpo de la joven, lo que confirmará las causas de su fallecimiento.

Además, González ha confirmado que Milena, descubierta en una habitación cerrada con candado en el domicilio de su presunto asesino, que se suicidó ahorcándose en el mismo inmueble, presentaba un golpe en la cabeza, así como “una serie de daños” en otras partes del cuerpo.

El cadáver del hombre que habría acabado con su vida, de 53 años, fue hallado en su piso de la calle Fray Luis de León, número 7, en el distrito de Arganzuela, el pasado martes, pero en ese momento aún no se había iniciado la investigación por la desaparición de Milena.

Los agentes que se personaron en el inmueble, alertados por algunos amigos del hombre, no realizaron una inspección minuciosa del mismo al no existir sospechas de que allí se hubiera producido un crimen, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

La madrugada siguiente, el novio de Milena presentó una denuncia por la desaparición de la chica en la Comisaría de Alcalá de Henares, localidad en la que residían, ya que llevaba 12 horas sin saber nada de ella después de que hubiera viajado a Madrid por un encuentro con un cliente en la plaza Jacinto Benavente.

Confirman que Milena fue asesinada por un cliente en España

Los investigadores de la desaparición de la ‘escort’ realizaron varias pesquisas que, días después, vincularon al varón ahorcado en Fray Luis de León con la ausencia de la joven.

Así las cosas, la Policía volvió al inmueble la mañana de este lunes, cuando encontraron el cadáver de la desaparecida, en una habitación cerrada con candado y tumbado encima de la cama.

La principal hipótesis que maneja el grupo VI de Homicidios de la Policía Judicial, encargado de la investigación, es que su cliente la asesinó y, posteriormente, se suicidó.