26/09/2022
12:14 AM

Más noticias

Cautela ante ingreso de buzos a mina con 10 obreros atrapados en México

Buzos militares ingresan a la mina inundada a una semana del derrumbe que dejó atrapados a 10 obreros.

Ciudad de México.

Con más cautela que entusiasmo, familiares de las diez personas atrapadas desde hace una semana en una mina inundada en el norte de México aguardan este miércoles la entrada de socorristas que intentarán devolverlos a la superficie, que la autoridades consideran inminente.

“Todos los rescatistas están con el equipo para poder ingresar en cualquier momento el día de hoy”, dijo la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez, durante la rueda de prensa diaria del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Previo a esa operación, los socorristas retiraban pilotes que “obstruyen el paso” en el pozo por donde se intentará el descenso, para que un buzo militar “haga una exploración inicial de las condiciones existentes”, informó Protección Civil en Twitter.

Cientos de soldados y otros rescatistas participan en la operación en el poblado de Agujita, en el estado Coahuila, una zona carbonífera.

Más temprano, alrededor de la mina El Pinabete, familiares de los mineros siguieron por teléfono la reunión que representantes del gobierno sostuvieron con otros parientes que están dentro del área del rescate.

Desde un celular, una voz de mujer explica que el agua de los pozos ha alcanzado un nivel “óptimo” para que empiecen a explorar y puedan entrar los buzos.

“Esperemos que ahora sí sea cierto. Todos los días dicen lo mismo”, expresa escéptico Juan Orlando Mireles, quien junto a dos hermanos espera el retorno con vida de José Luis, su padre.

Militares levantaron hace cinco días un cerco perimetral que mantiene apartados del área de rescate a periodistas, pero también a muchos parientes. Los teléfonos son la manera en que “los de afuera” pueden seguir estos informes que ocurren un par de veces al día.

Desde ese punto no se percibe gran actividad. Tan solo obreros y militares se mueven alrededor de las muchas tuberías que extraen chorros de agua de los pozos donde quedaron atrapados los mineros, cuya ubicación exacta se desconoce.

“Para acelerar el proceso de extracción de agua se desarrolló una estrategia que permite aumentar el flujo de salida a través de la perforación de diezagujeros, detalló Velázquez.

La mina donde ocurrió el siniestro el 3 de agosto tiene unos 60 metros de profundidad y está parcialmente llena de agua turbia y elementos sólidos que han impedido hasta ahora el ingreso de socorristas, según imágenes grabadas con un dron acuático y difundidas por Protección Civil.

MUCHA AGUA ACUMULADA

El gobierno mexicano dijo que los mineros atrapados abrieron un boquete en una mina contigua que estaba inundada, provocando que el agua se desbordara hacia el socavón donde maniobraban.

Desde entonces, las autoridades han estado enfocadas en bajar el nivel del agua hasta 1,5 metros para hacer viable el acceso.

Vea: Gobierno de Biden pone fin al polémico plan migratorio “Quédate en México”

En una región de México castigada por una severa sequía, sorprende la cantidad de líquido que se viene extrayendo desde hace siete días.

Según el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, el yacimiento operado por una empresa privada no tenía los planos actualizados.

La fiscalía general anunció que ha abierto una investigación sobre este accidente minero, frecuentes en este estado.

En junio de 2021, siete obreros murieron tras el colapso de otra mina de carbón en Múzquiz, a unos 43 km de Agujitas.