Redacción.

Donald Trump es sinónimo de negocios (antes, durante y después de ser presidente de Estados Unidos). En 2019, su fortuna ascendía a 3,100 millones de dólares, lo que le hace figurar entre los 400 más ricos de América, según una lista elaborada por Forbes.

Pero, ¿cómo fue que Trump llegó a tener tanto dinero?

Parte de la fortuna del expresidente de Estados Unidos se debe gracias a su padre, Fredrick Trump, un magnate inmobiliario de Nueva York. La otra parte se debe a su visión por los negocios.

Y es que desde joven Donald Trump supo que su vida serían los negocios, por lo que asistió a la Universidad de Pensilvania, graduándose en 1968 en Economía Financiera. Tras finalizar sus estudios, Trump comenzó a darle forma a su imperio.



Comenzó trabajando como obrero en la compañía de su padre, y heredó el negocio de bienes raíces a los 28 años. Su ambición hizo que la familia entrara en la élite entre los multimillonarios.

El primer gran proyecto de Donald Trump al frente del negocio inmobiliario fue la remodelación del abandonado hotel Commodore, en Manhattan, el cual pasó a llamarse Grand Hyatt New York. Luego, en 1983, inició la construcción de la Trump Tower.

Sediento por generar más ingresos económicos, en los años ochenta Trump empieza a comprar casinos, construir hoteles y campos de golf. Los proyectos crecieron como la espuma, pero en 1990 varios comenzaron a caer, lo que significó la quiebra de su empresa en 1991 por las deudas y malos manejos.



Sin embargo, el tiempo le dio revancha a Trump. De 1996 a 2015 fue dueño de los concursos de Miss Universo, pero se hizo a un lado por su campaña presidencial.

Donald Trump también tuvo su propio programa de televisión en el que convertía a los participantes en empresarios de éxito. 'El Aprendiz' ('The Apprentince') fue un 'boom' en la NBC en 2004, logrando más de 20 millones de espectadores en su primera temporada. En el show nació una de las frases más famosas del magnate: '¡Estás despedido!'.