Más noticias

Candidatos demócratas sorprenden al hablar español en debate en Florida

Beto O'Rourke y Cory Booker provocaron burlas en redes sociales por su cuestionado intento de hablar español en el debate demócrata.

Florida, Estados Unidos.

La carrera presidencial por la Casa Blanca arrancó anoche con el primer debate de los aspirantes demócratas en Florida, donde el tejano, Beto O'Rourke, mostró sus habilidades lingüísticas apuntando directamente al codiciado voto latino.

O'Rourke, cuya popularidad ascendió en las elecciones legislativas del año pasado al acaparar la atención nacional en su postulación al Senado de Texas, abrió el debate respondiendo a una pregunta en español.

'Necesitamos incluir a cada persona en el éxito de esta economía, pero si queremos hacer eso necesitamos incluir cada persona en nuestra democracia. Cada votante, necesitamos la representación y cada voz necesitamos escuchar', dijo en un diezmado español el ex legislador, en respuesta a una pregunta de elevar impuestos a los que más ganan.

Su declaración en castellano en el debate, que fue transmitido por las cadenas NBC y Telemundo, tomó por sorpresa a su rival, Cory Booker, cuya expresión facial al escuchar a O'Rourke lo convirtió en el protagonista de los primeros memes de la noche.

Booker, senador por Nueva Jersey, siguió los pasos del tejano y también dio una declaración en español, provocando burlas en redes sociales por su acento 'parecido al francés', según un usuario de Twitter.

'La situación ahora es inaceptable. Este presidente (Donald Trump) ha atacado, ha demonizado los inmigrantes. Es inaceptable. Voy a cambiar este (sic)', dijo Booker.


El único candidato latino a la presidencia, Julián Castro, también aprovechó la plataforma para hacer gala de su español.

'Me llamo Julián Castro y estoy postulando por presidente de Estados Unidos', afirmó.

El moderador, José Díaz-Balart, aprovechó el momento y le hizo una pregunta a sobre la frontera en español antes de repetirla en inglés a O'Rourke, quien aprendió el idioma de niño en El Paso, Texas.

Bill de Blasio, el alcalde de la ciudad de Nueva York, no se atrevió a hablar español en el debate, pese a que lo maneja casi a la perfección.

Lejos de la polémica por el uso del español, los contertulios discutieron la crisis migratoria en la frontera con México, donde las autoridades no tienen suficientes recursos para atender el aluvión de refugiados que llegan pidiendo asilo y que muchas veces terminan detenidos y separados de sus hijos.

Vea: Estos son los 20 aspirantes que estarán en los debates demócratas

Todos los candidatos coincidieron en la necesidad de acabar con las separaciones familiares.

'Los inmigrantes no dañan a Estados Unidos. Ellos son Estados Unidos', dijo la senadora centrista y exfiscal Amy Klobuchar.

Mientras el debate tenía lugar, Trump mostró su desdeño por sus posibles rivales con un tuit donde expresó: '¡Qué aburrido!'.

'Creo que todos lo están haciendo muy mal', declaró además, en una escala en Alaska.

El debate continuará este jueves con otros 10 candidatos, entre quienes figurarán los favoritos en la contienda para batir al presidente Trump: Joe Biden, exvicepresidente y actual líder en las encuestas, y el socialista Bernie Sanders.