09/12/2022
01:08 PM

Más noticias

“Bonnie” se aleja del Caribe y alcanza las áreas urbanas del Pacífico de Nicaragua

  • 02 julio 2022 / 08:04 AM /

Hasta ahora las autoridades nicaragüenses no han informado de víctimas ni daños a causa de la tormenta, que impactó anoche en el litoral Caribe (este).

Managua, Nicaragua

La tormenta tropical Bonnie se alejó del mar Caribe y sus vientos alcanzaron diferentes áreas urbanas del Pacífico de Nicaragua, según notificaron hoy pobladores de la zona, cuyos datos fueron confirmados por el radar meteorológico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Las lluvias intensas, con vientos máximos sostenidos de Boonie, calculados por el Centro Nacional de Huracanes (NHC), de Estados Unidos, en 65 kilómetros por hora, comenzaron a sentirse desde horas de la madrugada en el departamento (provincia) de Rivas, en el suroeste de Nicaragua.

Hasta ahora las autoridades nicaragüenses no han informado de víctimas ni daños a causa de la tormenta, que impactó anoche en el litoral Caribe (este).

Todo el territorio nicaragüense se encuentra desde la tarde de ayer en doble estado de alerta verde y amarilla, por el paso de Bonnie, que según el NHC, “podría causar inundaciones repentinas y deslizamientos de lodo en porciones de Nicaragua y Costa Rica a través del día”.

Las poblaciones del Caribe reportaron disminuciones en las precipitaciones y la velocidad de los vientos, sin embargo, en el Pacífico el escenario descrito fue el contrario, lluvias intensas y vientos fuertes, especialmente en Rivas, departamento previsto a ser afectado de forma directa por Bonnie este sábado.

De acuerdo con los datos del estatal Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), unas 180,667 personas habitan Rivas, constituido por la Isla de Ometepe en el Gran el Gran Lago de Nicaragua, y un istmo entre dicho cuerpo de agua y el océano Pacífico de 17 kilómetros de ancho.

Ocho de las diez poblaciones urbanas de Rivas, fronterizo con Costa Rica, se encuentran en el istmo, y algunas de ellas, como la bahía turística de San Juan del Sur, sufrieron inundaciones en meses recientes, producto de las lluvias de la temporada húmeda del año.

Con más de 500 kilómetros de costa en el mar Caribe, sobre 300 en el océano Pacífico, y un lago de más de 8.000 kilómetros cuadrados, Nicaragua es un país propenso al impacto de ciclones y a sufrir inundaciones.