"La democracia ha prevalecido", afirma Biden al asumir la presidencia de EEUU

El nuevo presidente unir al país dividido tras los cuatro años de Gobierno de Trump.

VER MÁS FOTOS
Biden prometió ser un presidente para todos los estadounidenses, pese a las marcadas divisiones entre republicanos y demócratas en EEUU./AFP. /

Washington, Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este miércoles al comenzar su discurso de investidura que "la democracia ha prevalecido" tras el mandato de su predecesor, Donald Trump, y definió la jornada como "un día de historia y de esperanza".

"Celebramos el triunfo de una causa, la causa de la democracia. Es frágil, preciosa. La democracia ha prevalecido", aseveró Biden en su discurso tras haber jurado como el presidente número 46 en la historia de EEUU.

El nuevo mandatario llamó a los estadounidenses a dejar de lado las diferencias políticas y "finalmente hacer frente esta pandemia como una sola nación".

En su discurso, el veterano político afirmó que Estados Unidos enfrenta "el surgimiento del extremismo político, la supremacía blanca, el terrorismo doméstico", pero afirmó que estas amenazas van a ser derrotadas.

Biden se refirió a los turbulentos días que ha vivido el país tras el asalto violento al Capitolio el pasado 6 de enero por una turba de seguidores del ya expresidente Trump.

En este sentido, aseguró que aún queda mucho para "curar" las heridas del país y llamó a confrontar el "extremismo político, el supremacismo blanco y el terrorismo doméstico", que aseguró que derrotará.

"Lo peor está por venir"

Sobre el asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump el 6 de enero, prometió que no volverá a pasar "ni hoy ni mañana"

Durante su discurso de 21 minutos, Biden también urgió a la "unidad" nacional para superar las múltiples crisis que enfrenta el país, profundamente polarizado en lo político y azotado por la pandemia del coronavirus, que deja ya más de 400,000 muertos y una economía en recesión.

"Este es nuestro momento histórico de crisis y desafíos y la unidad es el camino a seguir", dijo.

En una advertencia sobre la llegada de "la fase más dura y mortífera" del covid-19, el nuevo presidente llamó a los estadounidenses a dejar de lado sus diferencias para enfrentar este "invierno oscuro".

"Saldremos juntos", aseguró, antes de guardar un minuto de silencio en homenaje a las "madres, padres, maridos, esposas, hijos, hijas, amigos, vecinos y compañeros" muertos por el virus.

"Hay verdad y hay mentiras"

El nuevo presidente instó además a los estadounidenses a rechazar la manipulación de los hechos, una alusión a Trump, quien durante semanas negó su derrota electoral y durante su mandato popularizó la frase "noticias falsas".

"Todos los desacuerdos no deben conducir a una guerra total. Y debemos rechazar la cultura donde los hechos mismos son manipulados, e incluso inventados", dijo.

"Las últimas semanas y meses nos han enseñado una lección dolorosa: hay verdad y hay mentiras", afirmó.

Con los sucesos del Capitolio aún conmocionando al país, Biden también se comprometió a "derrotar" el "supremacismo blanco" y el "terrorismo doméstico".

"Podemos hacer de Estados Unidos una vez más la fuerza líder para el bien en el mundo", aseveró.

"Hemos llegado tan lejos, pero todavía tenemos que ir más lejos", afirmó Biden, señalando que queda mucho por "sanar".

Biden, de 78 años, juró el cargo ante el presidente de la Corte Suprema, John Roberts. Momentos antes, Kamala Harris hizo historia como la primera mujer y primera persona negra y con raíces en el sur de Asia en convertirse en vicepresidenta de Estados Unidos.

Vea: Trump abandona la Casa Blanca pero advierte que volverá

La ceremonia se realizó bajo fuertes medidas de seguridad ante amenazas de nuevos actos violentos.

La enorme explanada del "National Mall", que va desde el Monumento a Lincoln hasta el Capitolio y donde tradicionalmente los estadounidenses se congregan para saludar al nuevo presidente, estaba cerrada al público.

Unas 200,000 banderas fueron colocadas en representación de los ciudadanos que no pudieron estar presentes.




La Prensa