Video muestra a policía abatir a otro afroamericano en Washington D.C.

Las muertes de afroamericanos a manos de la policía en EEUU aumentan en los últimos días.

Washington, Estados Unidos.

La policía de Washington divulgó el jueves el video de un arresto en el que un joven negro fue asesinado por un agente el miércoles, generando un nuevo brote de ira en Estados Unidos.

Deon Kay, de 18 años, recibió un balazo en el pecho cuando escapaba de la policía en un barrio de la capital estadounidense.

Los agentes intervinieron "tras haber visto en redes sociales un video del hombre con un arma de fuego", dijo el jefe de policía Peter Newsham en una rueda de prensa.



Según imágenes captadas por la cámara portátil de un policía, éste persigue a un sospechoso y se da vuelta cuando Deon Kay parece salir de la parte trasera de un auto con un arma en la mano. El agente dispara y el joven cae tomándose el pecho. Según las imágenes, de mala calidad, Kay no parece haber apuntado al policía.

El agente dijo haber disparado antes que Kay arrojara su arma, la cual fue encontrada a unos 30 metros de donde Kay se desplomó, según Newsham.

"Conocido pandillero"

Kay fue llevado a un hospital en donde fue declarado muerto.

Dos pistolas fueron recuperadas, se arrestó a dos sospechosos y un tercero escapó, dijo Newsham.



Indicó que la víctima era un "conocido integrante de una pandilla del barrio" y tenía "muchos" antecedentes policiales.

La noche del miércoles, varias decenas de manifestantes protestaron ante la comisaría del barrio para que se haga justicia ante lo que consideran un nuevo acto de brutalidad policial.

Vea: Suspenden a siete policías de Nueva York por muerte de afroamericano

"En el clima actual, no solo en Washington sino en todo el país, la desinformación puede potencialmente generar perturbaciones en nuestra ciudad y eso es lo último que queremos", dijo Newsham al explicar porqué se difundió rápidamente el video policial.

Este incidente se produjo tras meses de protestas en todo el país contra el racismo y la brutalidad policial que se avivaron a raíz de la muerte de George Floyd, un hombre negro que fue asfixiado en mayo por un policía blanco en Minneapolis (Minesota, norte).

Y hace dos semanas, en Kenosha (Wisconsin, norte), un hombre negro fue baleado a quemarropa por un policía y quedó paralítico. Estos hechos encendieron la cólera en Kenosha, donde dos personas fueron muertas a balazos en una manifestación.

La Prensa