Muere el paciente español con más tiempo en cuidados intensivos por COVID-19  

Javier Izuzquiza luchaba desde el pasado 13 de marzo.

Javier Izuzquiza, de 66 años, murió este fin de semana.
Javier Izuzquiza, de 66 años, murió este fin de semana. /

Madrid, España.

El paciente español de coronavirus que llevaba más tiempo en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), un total de 120 días, falleció finalmente a causa de la enfermedad.

Javier Izuzquiza, de 66 años, murió el jueves, tras haber mostrado los primeros síntomas el pasado 13 de marzo.

Su hijo, el locutor y productor radiofónico Francisco Izuzquiza, divulgó la noticia este fin de semana a través de redes sociales y de un podcast en el que ha ido narrando la situación de su padre.

Además lea: Restaurantes de McDonald's exigirán uso de mascarillas por pandemia

"A mi padre, Javier, le hacía ilusión salir en el Telediario entre aplausos en el día de su alta en la UCI por coronavirus", comentó Francisco en Twitter.

Tras mucho tiempo sedado en la UCI, Javier Izuzquiza despertó el pasado 4 de junio, lo que hizo concebir a la familia la esperanza de que pudiera recuperarse por completo, aunque finalmente la enfermedad acabó con su vida.

Se dispara el contagio de COVID-19

Los casos de coronavirus en la región de Cataluña se dispararon en las últimas 24 horas, con 1.493 nuevos contagios, mientras que en esa y otras zonas continuaba este fin de semana la guerra de intereses en torno al ocio nocturno, factor de contagio entre los más jóvenes en España.

La región de Aragón, colindante con Cataluña, se detectaron 315 nuevos casos en las últimas 24 horas, la gran mayoría asintomáticos y muchos de ellos en Zaragoza, la quinta ciudad más poblada del país.



Los datos de ambos Gobiernos regionales muestran también un incremento de hospitalizaciones y de ingresos en unidades de cuidados intensivos. Cataluña había registrado 1.393 casos nuevos ayer.

El rey Felipe VI apeló hoy a "la unidad y la solidaridad" entre los ciudadanos y los territorios de España para afrontar la "encrucijada" que atraviesa el país por las consecuencias económicas y sociales generadas por la pandemia.

Ante el aumento de casos de las últimas semanas, el presidente de la región de Valencia (este), Ximo Puig, lamentó que "se ha perdido al respeto" al coronavirus y pidió "responsabilidad" a la población, a la que advirtió de que no le "temblará la mano al adoptar las medidas necesarias" para evitar los rebrotes.

La Prensa