EEUU: Acusan a dos hispanos por el hallazgo de un cadáver en la azotea de un restaurante

Según las autoridades de Nueva York los jóvenes torturaron y mataron a la víctima; luego lo lanzaron por la ventana del apartamento.

El pasado 15 de julio un empleado de mantenimiento del restaurante halló el cuerpo en la azotea del establecimiento.
El pasado 15 de julio un empleado de mantenimiento del restaurante halló el cuerpo en la azotea del establecimiento.

Nueva York, Estados Unidos.

Las autoridades de Nueva York han acusado de asesinato a dos jóvenes tras el hallazgo de un cadáver envuelto en una bolsa en la azotea de un restaurante de comida rápida en el barrio de El Bronx, un suceso que la semana pasada elevó la preocupación por la violencia rampante en la gran urbe.

Jonathan Rodriguez, de 21 años, y Ayame Stamoulis, de 18 años, han sido imputados por el asesinato de Richard Hamlet, de 65 años, a quien se cree que torturaron y mataron antes de lanzarlo por la ventana de su apartamento situado junto al restaurante, según informó este martes el canal ABC7 citando fuentes policiales.

De acuerdo a la Policía local, los dos arrestados y otro sospechoso entraron a robar a casa de Hamlet pero se lo encontraron dentro, tras lo cual le dieron una paliza, lo forzaron a beber un líquido cáustico y lo ahogaron para después envolver su cuerpo en una bolsa de plástico y lanzarlo por la ventana.

Además lea: Estados Unidos acusa a dos hackers chinos de robar datos de la vacuna de Covid-19

El pasado 15 de julio un empleado de mantenimiento del restaurante halló el cuerpo en la azotea del establecimiento, a donde había caído después del crimen.

El suceso consternó a los vecinos de una ciudad que ha visto en los dos últimos meses un importante aumento de tiroteos y otros crímenes violentos, especialmente en los barrios de Harlem, El Bronx y Brooklyn.

Solo este fin de semana hubo 22 tiroteos con 24 víctimas en la ciudad, y desde el comienzo del año hasta entonces los tiroteos se han disparado casi un 69 %, con un incremento de víctimas del 77,5 %, de acuerdo a datos de la Policía.

Las autoridades de Nueva York están intentando atajar el problema, que se ha hecho notable también en otros puntos del país con el levantamiento de las medidas de confinamiento por la pandemia y tras las protestas antirracistas por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un agente en Mineápolis.

El Ayuntamiento de la Gran Manzana, que ha retirado 1.000 millones de dólares de presupuesto a la Policía y ha prohibido ciertas actuaciones en respuesta a esas protestas, recientemente lanzó una iniciativa que implica a líderes comunitarios y ONG para detener la violencia a través de la mediación, además de desplegar más agentes en los lugares conflictivos.

La Prensa