Investigan inmunidad previa a contagiarse de coronavirus

Los expertos han especulado que pueda ser resultado de la exposición previa a los denominados coronavirus de "resfriado común".

El proyecto encabezado por la empresa Avimex y el IMSS, en colaboración con la UNAM y el Cinvestav, explora si una vacuna basada en uso veterinario es una alternativa viable ante el coronavirus. Agencia Reforma
El proyecto encabezado por la empresa Avimex y el IMSS, en colaboración con la UNAM y el Cinvestav, explora si una vacuna basada en uso veterinario es una alternativa viable ante el coronavirus. Agencia Reforma

California, Estados Unidos

En al menos cinco estudios distintos alrededor del mundo, científicos han reportado observar en individuos que no han estado expuestos al SARS-CoV-2 células (o linfocitos) T que brindarían inmunidad contra este virus.

Y aunque aún no se ha probado el origen de esta insospechada respuesta inmune, los expertos han especulado que pueda ser resultado de la exposición previa a los denominados coronavirus de "resfriado común" (CCC, por sus siglas en inglés), que circulan ampliamente entre humanos y causan síntomas respiratorios leves, detalla una publicación en Nature.



"Más del 90 por ciento de la población humana es seropositiva para al menos tres de los cuatro CCC (HCoV-OC43, HCoV-HKU1, HCoV-NL63 y HCoV-229E)", se lee en el artículo escrito por Alessandro Sette y Shane Crotty, científicos del Centro de Investigación en Enfermedades Infecciosas y Vacunas en el Instituto de Inmunología de La Jolla, California.

Entre lo reportado está un estudio hecho en Estados Unidos, donde el 50 por ciento de las muestras de sangre obtenidas entre 2015 y 2018, tiempo antes de la irrupción global del SARS-CoV-2, contenían una significativa reactividad de células T contra dicho virus.

Resultados similares, en porcentajes distintos, fueron obtenidos por científicos en Holanda. Mientras que un tercer estudio en Alemania encontró una respuesta positiva de células T en 34 por ciento de los donantes saludables y seronegativos a SARS-CoV-2.



Finalmente, en Singapur detectaron la misma respuesta en 50 por ciento de individuos sin historial de SARS ni Covid-19 y que no tuvieron contacto con alguien contagiado. Y en el Reino Unido también se halló reactividad de estas células en sujetos no expuestos.

"En conjunto, cinco estudios informan evidencia de células T preexistentes que reconocen el SARS-CoV-2 en una fracción significativa de personas de diversas ubicaciones geográficas", subrayan Serte y Crotty.

Entre las implicaciones que los científicos han comenzado a especular sobre esta preexistente inmunidad mediada por células T está el desarrollo de una más rápida y robusta respuesta inmune contra el SARS-CoV-2 que limite la severidad de la enfermedad en los individuos infectados.

Asimismo, podría servir para entender la mayor o menor susceptibilidad de las personas al virus de acuerdo con su edad, e incluso influir en mejores resultados cuando una vacuna comience a circular.



Sin embargo, también podría existir un efecto negativo vinculado al llamado "pecado original antigénico", que es la tendencia a provocar respuestas inmunes potencialmente inferiores debido a la memoria inmune preexistente a un determinado patógeno.

"En conclusión, ahora se ha establecido que la reactividad inmune preexistente de SARS-CoV-2 está presente hasta cierto punto en la población general. Se presume, pero aún no se ha probado, que esto podría deberse a la inmunidad a los CCC.

"Esto podría tener implicaciones para la gravedad de la enfermedad Covid-19, la inmunidad del rebaño y el desarrollo de vacunas, que aún esperan ser abordados con información actual", concluyen.

La Prensa