Muere primer indocumentado en cárcel migratoria de EEUU por coronavirus

Un inmigrante falleció por Covid 19 en un centro de detención en California.

Activistas proinmigrantes exigen al ICE implementar medidas de bioseguridad en las prisiones y liberar a los indocumentados detenidos.
Activistas proinmigrantes exigen al ICE implementar medidas de bioseguridad en las prisiones y liberar a los indocumentados detenidos.

California, Estados Unidos.

Un indocumentado detenido en una cárcel migratoria de Estados Unidos falleció por el nuevo coronavirus, informaron las autoridades este jueves, en la primera muerte ligada a esta enfermedad respiratoria reportada en estos centros catalogados por activistas como una "trampa mortal" en la pandemia.

"Un detenido de 57 años del centro de detención de Otay Mesa, que estaba hospitalizado desde finales de abril, falleció ayer (miércoles) temprano por complicaciones de COVID-19", dijo a la AFP Sarah Sweeney, portavoz de la agencia de Salud del condado de San Diego, en el estado de California, donde queda la cárcel.

Es la primera muerte registrada en los centros de detención de Estados Unidos, donde hasta ahora se registran 705 casos del virus, 132 solo en Otay Mesa, según cifras oficiales.



"Otay Mesa tiene el mayor brote de COVID-19 de cualquier centro de detención de ICE en el país", indicó ACLU, la mayor organización de derechos humanos de Estados Unidos. "Los migrantes detenidos allí lo califican de 'trampa mortal' debido a la falta de medidas de precaución tomadas por el personal".

El distanciamiento físico es prácticamente imposible en estos centros, que tienen espacios de apenas 110 m2 para 100 internos, según han dicho detenidos a la AFP.

Un juez federal ordenó la semana pasada liberar inmediatamente a las personas más vulnerables de este centro de detención, en respuesta a una demanda de ACLU, que indicó que ICE había identificado a 130 pero liberó solo dos.

"Hoy una de esas personas murió porque ICE se rehusó a liberarlo cuando todavía tenía un chance de sobrevivir a este virus mortal", indicó Monika Langarica, abogada de inmigración de ACLU en San Diego.

Vea: "Aquí no importan las vidas de los hispanos o negros", denuncia enfermera de Nueva York

"Esto es una tragedia que era totalmente predecible y prevenible", dijo Andrea Flores, directora adjunta de políticas de migración de ACLU. "A menos que el ICE actúe rápidamente para liberar a más gente, seguirán los casos y muchos más morirán".

El servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) no respondió al pedido de la AFP de un comentario.

La Prensa