Estados Unidos detecta 19 casos de coronavirus en centros de detención de migrantes

Los migrantes detenidos se encuentran detenidos en centros ubicados en varios estados.

Fotografía de archivo de migrantes en un centro de detención.
Fotografía de archivo de migrantes en un centro de detención.

Washington.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) confirmó este martes que 19 personas retenidas en sus centros de detención están infectadas con el nuevo coronavirus, en instalaciones de varios estados.

"Hay 19 casos confirmados de COVID-19 entre las personas en custodia de ICE", dijo el organismo en un comunicado en un momento en que el virus deja más de 11.000 muertes en Estados Unidos.

Amnistía Internacional (AI) denunció el pasado 2 de abril que las autoridades de Estados Unidos detienen de forma peligrosa a migrantes y solicitantes de asilo, y exigió su liberación para evitar contagios de coronavirus.

"Para combatir con eficacia la COVID-19 en las Américas e impedir miles de muertes evitables, los estados deben liberar rápidamente a las personas en detención migratoria y únicamente detener a las personas migrantes en circunstancias extraordinarias", señaló en un boletín Érika Guevara-Rosas, directora para las Américas de AI.

Además, la representante de la ONG pidió garantizar que los migrantes "tengan acceso, sin discriminación, a atención médica para salvar sus vidas".

Estados Unidos cuenta con el sistema de detención migratoria más grande del mundo, con una población diaria promedio de casi 40,000 migrantes y solicitantes de asilo en más de 200 centros.

El 24 de marzo, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas anunció el primer caso confirmado de COVID-19 en estos centros.

Desde entonces, el ICE ha revelado que 33 miembros de su personal han contraído el virus, y se ha puesto en cuarentena a decenas de personas detenidas.

"AI ha recibido testimonios perturbadores de personas detenidas sobre condiciones peligrosas en centros de detención", especialmente para quienes tienen problemas médicos preexistentes.

La ONG informó que la próxima semana emitirá un informe documentando como oficiales del DHS y de los centros del ICE no han adoptado las medidas adecuadas.

La Prensa