Wuhan, la olla de China donde surgió el letal coronavirus

Las serpientes de wuhan serían el origen del nuevo virus que tiene en alerta a la comunidad internacional.

Durante la epidemia del SRAS, que mató a unas 774 personas en 2002-2003 en China, incluyendo Hong Kong, la OMS criticó duramente al gobierno chino por haber tardado en dar la alerta y haber querido disimular la envergadura de la epidemia, patrón repetido con el nuevo brote de coronavirus.
Durante la epidemia del SRAS, que mató a unas 774 personas en 2002-2003 en China, incluyendo Hong Kong, la OMS criticó duramente al gobierno chino por haber tardado en dar la alerta y haber querido disimular la envergadura de la epidemia, patrón repetido con el nuevo brote de coronavirus.

Pekín.

China puso en cuarentena a más de 20 millones de personas alrededor de Wuhan, la metrópolis de donde surgió un nuevo virus que ha dejado más de cuarenta muertos y ha comenzado a propagarse por el mundo, desatando la movilización de las autoridades sanitarias internacionales.

Wuhan, conocida como la “olla de China” por las altas temperaturas que se registran en el verano, es la séptima ciudad más grande del país más poblado del mundo y el epicentro de la epidemia, que desde diciembre ha contaminado a más de 1,300 personas.

Ubicada en el río Yangtze, Wuhan que alberga unos 11 millones de habitantes, está a unos 800 kilómetros al oeste de Shanghai. Está a cuatro horas en tren de alta velocidad de la mayoría de ciudades importantes de China, lo que la convierte en un punto estratégico en la red ferroviaria y portuaria con barcos que conectan con Shanghái o Chongqing.

LEA: Fallece el primer médico por coronavirus en China

La ciudad es una las 10 mayores economías del gigante asiático y punto de acceso a nueve de las provincias chinas.

Este coronavirus genera una viva preocupación por su similitud con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS), que mató a casi 774 personas en toda la región en 2002-2003.

Los casos ya se registraron en casi la mitad de las provincias del país, incluidas las megalópolis de Pekín y Shanghái. El viceministro de la Comisión Nacional de Salud de China, Li Bin, enumeró en conferencia de prensa algunas de las medidas urgentes que se están adoptando, como desinfección y ventilación de aeropuertos, estaciones y centros comerciales e instalación de detectores de temperatura en sitios concurridos.Kr Wuhan3 240120(800x600)

El gobierno chino ha clasificado este brote en la misma categoría de la epidemia de SRAS. Esto significa aislamiento para las personas diagnosticadas, y la posibilidad de determinar cuarentenas como la de Wuhan y otras dos ciudades.

El virus, que se transmite por vías respiratorias, “podría mutar y propagarse más fácilmente”, advirtió Bin.

Serpientes y murciélagos

Las autoridades chinas sospechan que la fuente de la infección del coronavirus fue un mercado de comida en Wuhan, que fue clausurado el primero de enero. Personal sanitario local aplicó medidas de desinfección, lo que está dificultando que se pueda trazar el origen de la infección; es decir, qué animal ha provocado el contagio. En ese mercado vendían de forma ilegal animales salvajes, declaró el director del Centro Nacional de Control y de Prevención de Enfermedades, Gao Fu. No precisó sin embargo si estos animales eran el origen del brote.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Pekín afirmó que el coronavirus de Wuhan se podría haber transmitido por las serpientes.

Síntomas
Las personas mayores y que tienen enfermedades como diabetes o hipertensión corren mayor riesgo de que, en caso de adquirir coronavirus, su cuadro se agrave, alertaron especialistas. Entre los síntomas se encuentran fiebre, malestar, tos o dificultad respiratoria.

Los científicos compararon el genoma de cinco muestras del nuevo virus con 217 virus similares obtenidos de otras especiales animales. Según los autores, el nuevo virus se parece genéticamente al que se halla en murciélagos -que son los reservorios naturales de otros coronavirus, como el SARS- pero es más similar al que se encuentra en serpientes como el krait chino y la cobra china. El krait con muchas bandas (Bungarus multicinctus), también conocido como el krait taiwanés o el krait chino, es una especie altamente venenosa de serpiente elapida que se encuentra en gran parte del centro y sur de China y el sudeste asiático.

En una lista de precios que circulaba en las redes sociales chinas de un puesto del mercado se podían ver todo tipo de animales o de productos derivados a la venta: zorros, cocodrilos, lobatos, salamandras gigantes, serpientes, ratas, pavos reales, puercoespines... Hasta 112 tipos.ll-mapa-260120(1024x768)

“Recién cortados, congelados y entregados en su casa”, se podía leer en la lista del vendedor.

Muchas especies exóticas aún se consumen ampliamente en China y otros países asiáticos donde se consideran un manjar -como la civeta o algunas ratas y murciélagos- por supuestos beneficios para la salud no probados por la ciencia. La carne de serpiente es valorada en la tradición china por sus supuestas propiedades afrodisíacas y para dar una apariencia más sana a la piel.

Los investigadores advierten que sus conclusiones sobre el brote en las serpientes requieren “una mayor validación mediante estudios experimentales en modelos animales”.

Los dos estudios no explican cómo el virus pudo haberse transmitido de animales a humanos.

Pero podrían ofrecer pistas a las autoridades chinas, que buscan la fuente del brote que ha contaminado a centenas de personas en el país y se ha confirmado en lugares tan lejanos como Estados Unidos.

Propagación al mundo

Situada en el pleno centro de China, Wuhan cuenta con un aeropuerto que la conecta con todas las regiones del mundo, de manera directa o indirecta. El aeropuerto internacional de Wuhan, que en 2016 transportó a 20 millones de pasajeros,ofrece vuelos directos a Londres, París, Dubái, California o Nueva York,.

Desde el pasado jueves ningún tren ni avión podía salir de Wuhan. Los peajes en las autopistas estaban cerrados.

Reflejo de la preocupación que reina en el país, la Ciudad Prohibida de Pekín, el antiguo palacio de los emperadores, anunció que cerraba para evitar el riesgo de contagio. Las autoridades chinas anunciaron el jueves la primera muerte debido al nuevo coronavirus fuera de Hubei, la provincia en el centro del país donde se cree que surgió el virus.

La comisión de salud de la provincia de Hebei, en el norte, límitrofe con Pekín, informó en un comunicado que un hombre de 80 años diagnosticado con el nuevo virus murió el miércoles, elevando el número de fallecidos. “Los habitantes no tienen que abandonar (la ciudad) sin ninguna razón específica”, anunció el servicio municipal.Kr Wuhan chiquita 240120(800x600)

Esta medida fue tomada para “frenar de forma eficaz la propagación del virus”, explicó.

La ciudad vecina de Huanggang, a 70 km al este, de 7,5 millones de habitantes, se encontraba bajo medidas similares y la circulación de los trenes fue interrumpida. Al oeste, otra localidad, Xiantao, cerró los accesos a una gran vía de circulación, y en Chibi, en el sur, los transportes públicos nos funcionaban. Más de dos millones de personas viven en estas dos localidades. Los síntomas del nuevo coronavirus, denominado provisionalmente por la OMS 2019-nCoV, son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

Casos de coronavirus fueron registrados en Estados Unidos, Canadá, Tailandia, Singapur, Brasil y Japón, entre otras.

CIUDAD FANTASMA

El fin de semana Wuhan parecía una ciudad fantasma. En el centro de la metrópolis, los transportes públicos no funcionaban y los festejos de Año Nuevo fueron suspendidos. Casi todos los comercios estaban cerrados. No se veían tampoco a repartidores en moto, normalmente omnipresentes en las grandes ciudades chinas.

Los taxis triplicaron sus tarifas. “Es muy peligroso salir en este momento pero necesitamos el dinero”, explicó un taxista.

El Ayuntamiento también impuso el uso de máscaras de protección, aunque la mayoría de los habitantes ya las llevaban desde principios de semana.

La alarma saltó cuando un científico chino advirtió que el virus se podía transmitir entre humanos, y no solo de animal a hombre.

El presidente Xi Jinping lanzó un llamado de movilización general para detener “totalmente” la epidemia, que hasta entonces no había sido considerada de envergadura.

La Prensa