"Dulce Ángel", la venezolana que citaba a hombres para asaltarlos y asesinarlos

Su caso fue conocido como "La asesina de Badoo"; contactaba a sus víctimas en esa red social.

La venezolana Hedangelin Candy Arrieta lucía atractiva en Badoo para cautivar a sus víctimas.
La venezolana Hedangelin Candy Arrieta lucía atractiva en Badoo para cautivar a sus víctimas.

España.

Se hacía llamar "Dulce Ángel" y cuando contactaba a sus víctimas les escribía "Me gustan los maduritos". La venezolana Hedangelin Candy Arrieta (de 34 años) prometía encuentros sexuales con hombres.

La mujer creó un perfil en Badoo, una red social para tener citas con desconocidos, y en el publicaba fotos de cuerpo entero y con poca ropa.

"Ella tomaba la iniciativa, elegía a una víctima en Badoo sin buscar un perfil concreto, solo buscaba que el hombre aparentara tener un alto poder adquisitivo. En realidad no quería un ligue ni un novio, sino una presa fácil. Siempre era ella quien contactaba con las víctimas y no al revés", explicó una fuente cercana al caso, consultada por el diario El Periódico.

LEA: Conmoción en España por el asesinato de una joven maestra

Pero la verdadera intención de la venezolana era robar y atacar a los hombres que citaba. La mujer no actuaba sola; tenía como cómplice a su pareja identificado como Mohamed Achraf (35), un sujeto con antecedentes de haber maltratado a su anterior mujer.

"Dulce Ángel" cometía sus ilícitos en la localidad de Pedrola, Zaragoza, España. Después de investigarse tres casos, la pareja fue capturada y se encuentra en prisión desde octubre de 2019.

"Me gustan maduritos", fue el mesaje con el que "Dulce Ángel" inició una conversación con una de sus víctimas.

Casos

La última víctima fue José Antonio Delgado (54), un profesional de la informática al que golpearon hasta dejarlo inconsciente.

Arrieta y Achraf le robaron aproximadamente 1,500 euros y un Mercedes de alta gama, que terminaron vendiendo por 10,000 euros en internet. ¿Y José Delgado? A él lo enterraron vivo.

LEA: Así se ocultó el empresario español que desmembró a hondureña en España

La Guardia Civil de España, junto con agentes de la Unidad Central Operativa, la Comandancia de Zaragoza y la Ertzaintza, hallaron el cuerpo del informático el 27 de septiembre.

Los investigadores localizaron el lugar de operaciones de la pareja cerca de donde fue encontrado el cadáver de Delgado; ahí encontraron carros, joyas y dinero.

Pero antes del experto en informática la pareja ya había cometido ilícitos contra otras dos víctimas. El primero fue un rumano treintañero al que solo le pudieron robar 50 euros y un carro Renault Clío, que vendieron por partes en internet.

Hedangelin Candy Arrieta es una venezolana de 34 años que se radicó en España.

El segundo hombre en caer en la trampa de Hedangelin Candy Arrieta fue un empresario divorciado de 58 años. La venezolana y Achraf le quitaron mil euros.

La mujer lo citó en una estación de tren, adonde supuestamente iba a esperar a una amiga de ella para luego irse a un hotel a tener un encuentro sexual; pero quien llegó fue Mohamed Achraf, quien golpeó al empresario con una llave ajustable.

"Me ataron de pies y manos, me metieron en un cajón dentro del maletero de un coche y el vehículo se puso en marcha por un camino. Después pararon el coche, pusieron música a volumen alto y abrieron el maletero. Entonces me pidieron el código pin de mi tarjeta de crédito", delcaró el empresario a los investigadores del caso, y agregó que lo amenazaron con cortarle un dedo si no llamaba a su familia para pedirles 3,000 euros.

Mientras que a la tercera víctima la asesinaron brutalmente. Se cree que Arrieta también tuvo "un papel activo" en la violencia de este caso.

Arrieta actuaba en compañía de su novio Mohamed Achraf.

Captura

La venezolana fue capturada por la Guardia Civil después de que detectaran su domicilio. Tras allanamientos en la vivienda encontraron una cadena y un aro de oro que estaban escondidos en el tanque del inodoro.

También hallaron un palo de golf con calcomanias blancas y verdes que pertenecía a José Antonio Delgado.