Más noticias

Irán refuerza su defensa aérea ante la creciente tensión con EEUU

Irán ha desarrollado en las últimas décadas su industria nacional armamentística pese a las sanciones internacionales.

Fotografía facilitada por el Ministerio de Defensa de Irán, que dio a conocer un nuevo sistema de defensa área, de fabricación nacional y con capacidad para golpear varios objetivos con misiles, en medio del repunte de la tensión con Estados Unidos.
Fotografía facilitada por el Ministerio de Defensa de Irán, que dio a conocer un nuevo sistema de defensa área, de fabricación nacional y con capacidad para golpear varios objetivos con misiles, en medio del repunte de la tensión con Estados Unidos.

Teherán.

Las autoridades iraníes presentaron hoy un nuevo sistema de defensa aérea de fabricación nacional que refuerza su seguridad, coincidiendo con una escalada de la tensión con Estados Unidos en el golfo Pérsico.

Este sistema, llamado "15 de Jordad", puede detectar, interceptar y destruir seis objetivos de forma simultánea, desde cazabombarderos hasta aviones no tripulados, y emplea para derribarlos misiles iraníes del tipo Sayad-3.

"El Ejército ve una obligación reforzar la defensa aérea y mejorar la seguridad del cielo de la República Islámica con la fabricación de equipos más avanzados", subrayó durante la ceremonia el ministro iraní de Defensa, el general de brigada Amir Hatamí.

El general explicó que este desarrollo armamentístico y defensivo va parejo a "las necesidades" del país y al "tipo de amenazas" que enfrenta, según las declaraciones publicadas por el Ministerio de Defensa.

Ver: "Burlas genocidas" de Trump no acabarán con Irán

Hatamí no precisó el origen de las amenazas, pero se refería a la reciente decisión de EEUU de aumentar su despliegue militar en Oriente Medio, con el envío de 1.500 efectivos, del portaaviones USS "Abraham Lincoln", del buque de asalto anfibio USS "Arlington", misiles Patriot y bombarderos.

Este despliegue es parte de la estrategia de Washington para presionar a Irán, que ha incluido también la designación de los Guardianes de la Revolución iraníes como grupo terrorista.

Ambos países han descartado que el repunte de la tensión vaya a conducir a un conflicto armado, pero las autoridades iraníes han advertido de que en caso de ataque tienen la capacidad de defenderse.

Una capacidad que se ve ahora reforzada con el nuevo sistema antiaéreo, que tiene un alcance de 150 kilómetros para detectar los objetivos voladores y de 120 kilómetros para interceptarlos.

Ver también: Estados Unidos sancionará a todo país que compre petróleo a Irán

Diseñado por expertos de la División Aeroespacial del Ejército iraní, el "15 de Jordad" también puede detectar objetivos ocultos y opera a una altura máxima de 27 kilómetros y dentro de un rango de 75 kilómetros.

Hatamí destacó, asimismo, la fácil movilidad del sistema de defensa, que permitiría a los militares prepararse para el combate en menos de 5 minutos.

Durante la ceremonia de presentación, se hizo una prueba del disparo de un misil en una zona desértica del país y se mostró cómo destruía por completo su objetivo, según el vídeo difundido por la televisión estatal iraní.

Irán ha desarrollado en las últimas décadas su industria nacional armamentística pese a las sanciones internacionales, endurecidas entre 2006 y 2007 en respuesta al programa atómico de Teherán.

Sobre el embargo armamentístico todavía vigente contra Irán, el ministro de Defensa hizo hincapié en que el país persa es autosuficiente y "capaz de defenderse ante cualquier tipo de amenaza aérea sin necesitar ayuda extranjera".

Aunque no se deben infravalorar las capacidades defensivas de Irán, los expertos apuntan a que algunas son un poco exageradas por las autoridades, y otras no son realmente una novedad.

Un ingeniero del sector militar reconoció a Efe, bajo condición de anonimato, que algunos logros son copias de diseños de otros países y que en el caso de los misiles se trata normalmente de nuevas versiones de un modelo anterior.

No obstante, el desarrollo de estas capacidades, en concreto de los programas de misiles balísticos, fueron una de las razones esgrimidas por EEUU para volver a imponer sanciones a Irán el año pasado, tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear de 2015.

La resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, que consagró el pacto nuclear, no prohíbe el desarrollo de esos misiles, simplemente hace un llamamiento a Irán para que se abstenga de hacerlo, y apoya levantar el embargo de armas contra Irán en 2020.

Las autoridades iraníes aseguran que sus programas armamentísticos solo tienen un objetivo disuasorio, aunque también advierten de que están preparadas para responder a una eventual agresión.