Más noticias

“Fuimos ingenuos al entregar las armas”: exjefe de las Farc

Iván Márquez considera un “grave error” deponer las armas ante un “Estado tramposo”.

Jesús Santrich ayer durante la sesión de imputación de cargos por supuesto narcotráfico. AFP
Jesús Santrich ayer durante la sesión de imputación de cargos por supuesto narcotráfico. AFP

Bogotá, Colombia

El número dos de la antigua guerrilla de las Farc, Luciano Marín, conocido como “Iván Márquez”, reiteró ayer ante la controversia por la recaptura de su compañero de lucha Jesús Santrich que fue un “error grave” haber entregado las armas antes de la implementación total del acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 con el Gobierno colombiano.

Así lo aseguró Márquez, quien fue jefe de la delegación de paz de las Farc en los diálogos de La Habana, en una carta publicada en su cuenta de Twitter y dirigida a los excombatientes en la que sostiene que “fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiados en la buena fe de la contraparte”.

Señalamiento
De 52 años y con aguda deficiencia visual, el exguerrillero Jesús Santrich fue detenido inicialmente en abril de 2018 con fines de extradición bajo la sospecha de haber conspirado para enviar cocaína a territorio norteamericano en fecha posterior al acuerdo de paz suscrito en noviembre de 2016.

En la misiva Márquez prosigue diciendo: “Qué ingenuos fuimos al no recordar las palabras de nuestro comandante en jefe Manuel Marulanda Vélez, cuando nos había advertido que las armas eran la única garantía de cumplimiento de los acuerdos. La triste realidad es que nos pusieron conejo (trampa)”.

La nueva carta de Márquez se da a conocer después de que se produjera un giro inesperado en el caso del exlíder de las Farc Seuxis Paucias Hernández, alias “Jesús Santrich”, quien fue recapturado el viernes pasado por las autoridades colombianas segundos después de salir de la cárcel bogotana de La Picota.

Santrich, requerido en extradición por EEUU bajo cargos de narcotráfico, fue llevado nuevamente el domingo a los calabozos de la fiscalía tras ser atendido en un centro médico.

“El señor Seuxis Paucias Hernández Solarte - su nombre legal - fue dado de alta del Hospital, ya que su condición de salud se encuentra restablecida”, indicó el centro médico.

Ayer, el exjefe guerrillero llegó fuertemente custodiado por miembros de la Policía a los juzgados de Paloquemao, donde se llevó a cabo la audicencia de imputación de cargos por los delitos de concierto para delinquir y narcotráfico.

El viernes, el ente investigador señaló que cuenta con nuevas pruebas de “tiempo modo y lugar”, las cuales darían cuenta de que el exnegociador de la guerrilla en La Habana haría parte de una osociación ilícita para enviarle concaína al Cartel de Sinaloa. En esa organización estaría Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez, que fue capturado y se convirtió en testigo protegido de la DEA.