Más noticias

Migrante "se crucifica" en México para exigir salvoconducto

Un migrante cubano se colgó de una cruz para protestar contra el Gobierno mexicano.

Dennis Hernández Varona pide al Gobierno de Obrador un salvoconducto para lograr llegar a EEUU./Foto cortesía La Jornada.
Dennis Hernández Varona pide al Gobierno de Obrador un salvoconducto para lograr llegar a EEUU./Foto cortesía La Jornada.

Chiapas, México.

Dennis Hernández Varona, un migrante cubano, escenifica una crucifixión en el suroriental estado de Chiapas para exigir que las autoridades migratorias mexicanas le otorguen un permiso para poder cruzar el país.

La escena, muy mediática, tiene lugar en la plaza de la estación de Migración Siglo XXI de la localidad de Tapachula, a unas decenas de kilómetros de la frontera de México con Guatemala.

Agotado ante la lentitud del gobierno mexicano, el activista y economista dijo a Efe que llevó a cabo esta manifestación ante la tardanza, el silencio y el engaño al que se siente sometido por parte de las autoridades mexicanas.



"Es debido a que no nos dan nuestro oficio" para poder transitar libremente, dijo este lunes.

Por ello, lamentó que un país latinoamericano cierre las puertas a otro cuando estos son hermanos, adujo.

A unos días de celebrarse la Semana Santa, el cubano identificado como Dennis Hernández Varona, de unos 30 años, apuntó que en su desesperación y desilusión decidió colgarse de una cruz para protestar por la falta de atención de las autoridades migratorias a su solicitud del permiso para tener una tarjeta de visitante por razones humanitarias.

Con esta, el cubano podría viajar legalmente en territorio mexicano -e incluso buscar trabajo- y así llegar a los Estados Unidos, donde espera presenciar el nacimiento de su hijo, pues su esposa vive en Los Ángeles.

Bajo los rayos de sol, en condiciones muy duras para su salud y atado con cadenas a una cruz de madera, el migrante señaló que han pasado semanas desde que hizo su solicitud al Instituto Nacional de Migración (Inami).

"Mi vida está en riesgo desde que decidí hacer esta manifestación. Debido a que he pasado innumerable días sin comer, durmiendo fuera... La vida de los migrantes está en riesgo", expresó.

Esta es la segunda protesta que Hernández Varona encabeza, pues el mes pasado inició una huelga de hambre para exigir una respuesta a su solicitud.

El migrante forma parte de un contingente de unas 3,500 personas, muchos de ellos de origen africano pero también haitianos, cubanos y centroamericanos, que permanecen desde hace semanas en Tapachula esperando que las autoridades tramiten un salvoconducto.

Dennis Hernández señaló que en esta ciudad de Chiapas -que estos días alcanza temperaturas de hasta 35 grados centígrados- hay un aproximado de 2,000 cubanos dispersos, ubicados en hoteles posadas, o alquilando viviendas.

Vea: Coyotes duplican precios para migrantes centroamericanos

Esperando el día de partir rumbo al norte con los papeles, otros más están siendo deportados.

El fenómeno de las caravanas empezó a mediados de octubre de 2018 cuando miles de migrantes, en su mayoría hondureños y salvadoreños, iniciaron este éxodo en grupo para sentirse más seguros, y causando choques diplomáticos entre distintas naciones.

Durante semanas, varios grupos llegaron a la frontera norte de México, muchos de ellos en Tijuana, hasta que el fenómeno se relajó.

Pero a finales de marzo un nuevo contingente partió de Chiapas, cansados de esperar que les otorgaran una tarjeta de visitante por razones humanitarias.