Más noticias

Alarma mundial: EEUU y Rusia inician guerra armamentista

Estados Unidos y Rusia desatan carrera nuclear tras suspenderse tratado de desarme China, India e Israel se suman al rearme.

Arsenal nuclear. El poderoso misil ruso 9M729 fue el principal motivo de la retirada de EE UU del tratado nuclear, alegando que viola los límites del pacto.
Arsenal nuclear. El poderoso misil ruso 9M729 fue el principal motivo de la retirada de EE UU del tratado nuclear, alegando que viola los límites del pacto.

Moscú, Rusia

Los fantasmas de la Guerra Fría acechan al hemisferio occidental tras la suspensión por parte de Estados Unidos y posteriormente de Rusia del primer tratado de desarme nuclear, el INF.

“Nos estamos preparando para un mundo sin el tratado nuclear”, aseguró en rueda de prensa el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, precisando que los ministros de Defensa de los 29 aliados discutirán de los pasos “para adaptarse a un mundo con más misiles rusos”.

Al término de un ultimátum, Washington confirmó a inicios de febrero que suspendía su participación en el INF, firmado en 1987 por Ronald Reagan y Mijail Gorbachov, líder de la entonces URSS en los últimos años de la Guerra Fría, cuando ambas potencias se comprometieron a destruir su arsenal nuclear.

Estados Unidos, apoyado por sus aliados de la OTAN, acusa a Rusia de violar este tratado con su sistema de misiles 9M729. Moscú, que lo niega, siguió la estela de Washington y anunció la suspensión de su participación.

Esto aumentó la inquietud entre los aliados europeos, preocupados por la actitud de Rusia desde la anexión en 2014 de la entonces península ucraniana de Crimea y que consideran este pacto como un pilar para su seguridad.

Kr Rusia3 140219.1(800x600)
La Marina de EEUU es considerada la más poderosa del mundo. Tras abandonar el tratado, EEUU confirmó que ampliará su arsenal nuclear.

Rearme

La retirada del tratado de ambas potencias les permitirá modernizar su arsenal nuclear, un objetivo anunciado públicamente desde hace un año por Washington, que enciende las alertas en el mundo ante las crecientes tensiones entre Rusia y EEUU.

Al publicar su nueva posición nuclear, Estados Unidos mostró su intención de dotarse de dos nuevas armas: un tipo de misil nuclear de baja potencia lanzado desde un submarino (una categoría no incluida en el tratado INF), y un misil nuclear crucero que violaría el acuerdo.

Este nuevo misil -que estaría operativo en una decena de años- solo violaría el tratado si es desplegado, había asegurado el Pentágono, destacando que lanzar el programa de investigación y desarrollo no estaba prohibido por el tratado firmado en 1987 con Moscú.

Desde el 2 de febrero, “no estamos más vinculados a las restricciones” del tratado, dijo el portavoz del Pentágono, Johnny Michael.

El presupuesto 2019 de EUA prevé fondos para el desarrollo de este nuevo misil terrestre de alcance medio.

De hecho, el Pentágono ya preparaba su respuesta al misil ruso 9M729, con alcance de solo 480 km, según Moscú, mientras que EUA, respaldado por los aliados de la Otan, sostiene que ya fue probado en distancias superiores.

Nuevos jugadores. Para Jeffrey Price, de la Johns Hopkins University, el tratado INF es ventajoso para Estados Unidos ya que, aunque prohíbe el uso de misiles con un rango de entre 500 y 5,500 kilómetros, los que son lanzados por bombarderos o desde submarinos no están incluidos.

Así, Estados Unidos ya cuenta con “la marina y la fuerza aérea más poderosas del mundo” y el tratado “priva a Rusia de una capacidad militar importante”, tuiteó este antiguo responsable del Pentágono.

Según cifras del grupo antinuclear Union of Concerned Scientists, el arsenal nuclear estadounidense se eleva a 4,600 armas, de las cuales 1,740 se encuentran desplegadas y listas para su uso.

Rusia dispone de una cantidad similar de cabezas nucleares, pero sus submarinos nucleares se encuentran en mal estado, como lo mostraron varios accidentes en los últimos años.

China, que busca afirmar su supremacía militar en Asia, también cuenta con misiles de rango medio.

Según los expertos, 95% de los misiles chinos violarían el tratado INF si Pekín fuera signatario.

Para Michael Krepon, del Stimson Center, “nos dirigimos a una nueva carrera armamentista nuclear”.

“Cuando se tiene un presupuesto en Defensa que es diez veces el de Rusia y cinco veces el de China, (Estados Unidos) se puede permitir una carrera armamentista”, indicó.

“Pero las carreras armamentistas terminan mal: incluso cuando se gana, vemos cómo se debilita la seguridad”.

LC nuclear 1602519(800x600)

Reacciona la OTAN

La OTAN destacó que no quiere formar parte de un rearme nuclear, porque eso no le interesa a nadie”, según el ex primer ministro noruego.

Vladimir Putin, por su parte, reveló en marzo de 2018 que su país había desarrollado nuevas armas “invencibles”.

Entre estas armas figura una nueva generación de misiles hipersónicos, bautizados Avangard, con un alcance potencial de 4,000 km, según el Kremlin.

De acuerdo con el líder ruso, que incluyó videos animados que mostraban varias ojivas dirigidas a Florida, donde Trump tiene su ‘casa blanca de invierno’, los nuevos sistemas pueden penetrar el escudo antimisiles de Estados Unidos.

Tras abandonar el tratado, el Kremlin planea desarrollar antes de 2021 una versión terrestre de los misiles utilizados hasta ahora por su marina de guerra.

Putin ya había amenazado con adaptar los misiles de alcance medio desplegados en el mar o el aire -como sí lo permitía el INF-, para que pudiesen ser lanzados desde tierra si Estados Unidos se retiraba del acuerdo.

Kr Rusia3 140219(800x600)
Guerra fría El tratado nuclear puso fin a la crisis de los euromisiles dirigidos a capitales occidentales en la década de 1980.
Putin desconectará a Rusia de la red mundial de internet

Un “internet soberano” es el próximo proyecto de Vladimir Putin en Rusia, que busca una red capaz de funcionar de forma independiente como parte de una serie de preparativos para enfrentar una posible guerra cibernética.

El Kremlin desconectará por un día (de momento) la red de internet rusa del resto del mundo en un ejercicio previsto para el próximo 1 de abril.

La maniobra hará que toda la información que intercambien en las redes informáticas los ciudadanos y organizaciones rusas se quede dentro del país y no sea “enrutada” internacionalmente.

La Cámara de Diputados aprobó la semana pasada el primer borrador del proyecto de ley para garantizar la estabilidad del funcionamiento del segmento ruso de internet y su desconexión de la red mundial en caso de situaciones de crisis o ataques cibernéticos contra el país.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo del Gobierno de Putin, ha suscitado fuertes reticencias en los operadores de internet, ya que la instalación de los equipos necesarios para el análisis del tráfico requieren ingentes inversiones, que para la grandes compañías pueden suponer decenas de millones de dólares.

Según sus autores, en caso de amenaza los operadores estarían obligados a garantizar la “gestión centralizada del tráfico”, es decir, su control por el Estado.

La iniciativa prevé la creación de una infraestructura que garantice el funcionamiento del segmento ruso de internet en caso de que los operadores rusos no puedan conectarse con los servidores raíz extranjeros.

Según el senador Andréi Klishas, uno de los autores de proyecto de ley, de momento no es posible precisar una lista exhaustiva de las amenazas que podría llevar a Rusia a desconectarse de la red mundial de internet.

“La relación de estas amenazas puede conformarse mediante un test que llevarán a cabo órganos del Estado, operadores de comunicaciones y los propietarios de las redes tecnológicas”, dijo Klishas.

Sin embargo, algunos sectores dicen temer un internet “al estilo chino”, bajo control de las autoridades, los defensores del proyecto lo presentan como la respuesta rusa a las crecientes amenazas en el ciberespacio.

“Esta ley implica graves riesgos para la sociedad civil” en Rusia, explicó Artiom Kozliuk, director de la oenegé de defensa de la libertad en internet Roskomsvoboda. Además de señalar que el proyecto “exige fondos presupuestarios gigantescos”, estimados en 304 millones de dólares.

Desde 2014, con el inicio de la tensión entre Moscú y Occidente, las autoridades rusas decidieron crear una “copia de seguridad” de la infraestructura del segmento ruso de internet, para proteger la red en caso de guerra.

https://www.laprensa.hn/mundo/1256247-410/rusia-fabricar%C3%A1-en-menos-de-dos-a%C3%B1os-nuevos-misiles-para-responder-a