Más noticias

Heide Fulton: "Llegar de manera ilegal no es la solución"  

La encargada de negocios de la Embajada de EEUU en Honduras aseguró que en el territorio hondureño hay oportunidades

Fulton insistió a que en Honduras hay 'iniciativas para dar crecimiento a la economía', así como 'voluntad para enfrentar los problemas'.
Fulton insistió a que en Honduras hay 'iniciativas para dar crecimiento a la economía', así como 'voluntad para enfrentar los problemas'.

Estados Unidos.

Heide Fulton, encargada de negocios de la Embajada de EEUU en Honduras, dijo hoy a los migrantes hondureños que cruzan México y pretenden llegar hacia territorio estadounidense, que "no es la solución" hacerlo de manera ilegal.

"Cómo habíamos dicho muchas veces, los Estados Unidos somos un país de leyes y llegar de una manera ilegal no es la solución", enfatizó Fulton a periodistas tras inaugurar un encuentro bilateral entre inversionistas estadounidenses y de Honduras.

En el país centroamericano "hay oportunidades", señaló la diplomática estadounidense, y aseguró que Estados Unidos seguirá trabajando con Honduras en lograr "un futuro más próspero y con paz y tranquilidad para todos los hondureños".

Ver además: Trump advierte a migrantes centroamericanos que no permitirá que invadan EEUU

Fulton insistió en que en Honduras "hay oportunidades" e "iniciativas para dar crecimiento a la economía", así como "voluntad para enfrentar los problemas".

Actualmente, hay dos caravanas de migrantes en el sur de México. Una conformada por unas 7.000 personas que entró el 19 de octubre desde Guatemala y otra, de unas 2.000 personas, que llegó al país el pasado lunes, en un suceso que se saldó con la muerte del hondureño Henry Adalid Díaz.

Díaz recibió el domingo un impacto de una bala de goma en la cabeza y falleció cuando era trasladado por bomberos guatemaltecos hacia un centro asistencial en el municipio de Ayutla, en el departamento suroccidental de San Marcos.

Con Díaz suman tres los hondureños que ha muerto en su viaje hacia Estados Unidos, cuyo presidente Donald Trump, anunció este miércoles que el número de militares que se envíen a la frontera sur podría triplicar los previstos inicialmente, llegando hasta los 15.000, para afrontar la llegada de las dos caravanas de migrantes.