Más noticias

Embajador de México en EEUU denuncia motivos políticos detrás de caravana de hondureños

El diplomático dejó entrever que podría haber traficantes de personas involucrados

Miles de compatriotas confluyen en la frontera de Guatemala con México para tratar de proseguir su camino a los Estados Unidos.
Miles de compatriotas confluyen en la frontera de Guatemala con México para tratar de proseguir su camino a los Estados Unidos.

Redacción

Gerónimo Gutiérrez, embajador de México en los Estados Unidos, dijo que en su país tienen razones para creer que la caravana de migrantes hondureños que se dirige a la frontera de los Estados Unidos persigue motivos políticos.

El embajador Gutiérrez vertió sus comentarios en el noticiero de Fox News conducido por Bret Baier, en una entrevista transmitida el jueves.

“México emitió también una clara declaración diciendo que si alguien busca asilo, México está ahí, junto con la ONU para atender esas afirmaciones, queremos asegurarnos de que son legítimas”, dijo Gutiérrez.

“A nadie le beneficia que esas personas hagan ese viaje”, prosiguió Gutiérrez, “a menudo son engañados por grupos de tráfico de personas. Tenemos evidencia de que los motivos de esta caravana son más bien políticos”, añadió.

“Obviamente somos sensibles a la situación humanitaria que encontramos y actuamos con precisión. Pero también hemos dejado muy claro que no hay base legal para que México otorgue una autorización para que la gente simplemente pase a través de México hacia los Estados Unidos”, concluyó el embajador.

La caravana de migrantes hondureños comenzó su largo viaje a la frontera estadounidense el sábado anterior con unos 1,000 participantes. Según reportes, el número de participantes aumentó a 4,000 para cuando cruzó de Honduras a Guatemala.

El presidente Donald Trump exigió que Honduras y México hicieran algo para detener la caravana y amenazó con cortar la ayuda a Honduras si no lo hacían.

Honduras hizo detener y enviar de regreso al país a uno de los líderes organizadores de la caravana, en tanto que México envió policías antimotines a la frontera con Guatemala.