Más noticias

México envía dos aviones con policías a la frontera para interceptar caravana de migrantes

Las autoridades mexicanas enviaron cientos de agentes federales a Chiapas ante la inminente llegada de los migrantes hondureños.

Ciudad de México.

A bordo de dos aeronaves, 244 elementos de la Policía Federal arribaron ayer a Tapachula para reforzar la seguridad fronteriza ante la inminente llegada de la caravana de migrantes hondureños que avanzaba ayer por Guatemala.

Un contingente fue desplegado al Puente Internacional Suchiate, en el municipio del mismo nombre, y otro en el Puente Internacional Talismán, en el municipio de Tuxtla Chico.

En tanto, un helicóptero de la Policía Federal inició sobrevuelos sobre el río Suchiate.

El comisionado de la policía mexicana, Manelich Castilla, indicó esta semana que la presencia de los elementos de la corporación en la frontera con Guatemala tiene como objetivo ayudar al Instituto Nacional de Migración ante la eventual saturación de solicitudes de ingreso a México.

Remarcó que el propósito no es frenar el avance de la caravana.

Unos 400 hondureños llegaron ayer a Tecún Umán, San Marcos, frontera con México, en espera de más integrantes de la caravana migrante para intentar cruzar al norte.

Fuentes de la Casa del Migrante en el poblado fronterizo señalaron que en ese refugio se encuentran unos 300 hondureños. Mientras que fuentes de seguridad indicaron que otros 100 se concentraron en el parque central.

Advertencias

En un comunicado conjunto,las secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación mexicanas, advirtieron ayer, en relación con la caravana de migrantes hondureños, que toda persona que ingrese al país de manera irregular enfrentará un procedimiento administrativo y, en su caso, será retornada a su país de origen.

Vea: Migrantes hondureños acampan en la frontera con México

"Esta medida responde no sólo al cumplimiento de la legislación nacional, sino particularmente al interés del Gobierno de México de evitar que tales personas sean víctimas de las redes de trata y tráfico de personas, mismas que ponen en grave riesgo su seguridad e integridad personales", señalaron.

Toda persona que ingrese a territorio nacional y desee solicitar el reconocimiento como refugiado, remarcaron, deberá hacerlo individualmente, de conformidad con la legislación vigente.

"La Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiados (Comar) es la institución encargada de procesar y analizar dichas solicitudes. La legislación nacional vigente establece un periodo de hasta 45 días hábiles, prorrogables por un periodo igual, para resolver sobre las solicitudes. Durante este tiempo el solicitante deberá permanecer en una estación migratoria, a cargo del Instituto Nacional de Migración", detallaron.