Presidente de EEUU llama "cara de caballo" a Stormy Daniels

Trump arremetió contra la actriz de cine para adultos que alega haber sostenido un romance con el.

Un juez desestimó una demanda de la actriz Stormy Daniels contra el presidente de EEUU./AFP archivo.
Un juez desestimó una demanda de la actriz Stormy Daniels contra el presidente de EEUU./AFP archivo.

Washington, Estados Unidos.

El presidente Donald Trump es fanático de colocar apodos a sus críticos y opositores. Hoy le tocó a la actriz porno Stormy Daniels: "cara de caballo", la llamó este martes.

El insulto equino vino después que un juez federal de Los Ángeles desestimara una demanda por difamación en su contra, introducida por la actriz de 39 años, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford.

El juez falló además que Daniels debe pagar los honorarios de los abogados de Trump.



"Perfecto, ahora puedo ir tras la cara de caballo y su abogado de tercera categoría", escribió en Twitter.

"Damas y caballeros, les presento a su presidente", respondió Daniels... también por Twitter.

"Además de sus... hum... limitaciones, ha demostrado su incompetencia, odio por la mujer y falta de autocontrol en Twitter ¡De nuevo! Y tal vez una afición por la bestialidad", siguió en un texto plagados de doble sentido. "Comienza el juego chiquitín".

Vea: Lluvia de críticas para Trump por desplante a Melania

Daniels demandó a Trump por difamación luego que en abril el presidente dijera en la red social que la actriz inventó haber sido víctima de amenazas para que callara su supuesta relación con el presidente hace más de una década.

"No sabe nada de mí, una estafa total", escribió también Trump este martes.

Daniels mantiene otro proceso abierto contra el mandatario sobre la nulidad de un acuerdo de confidencialidad que firmó para que mantuviera silencio sobre este supuesto amorío.

La actriz, que recibió 130,000 dólares por su silencio, publicó en días recientes un libro en el que dijo que el sexo con el presidente fue el "menos impresionante" de su vida y que sus genitales parecen un hongo.

La Prensa