Más noticias

Michael impactará EEUU como huracán de gran intensidad

El NHC pronostica que Michael se fortalezca en las últimas horas.

HAB101. LA HABANA (CUBA), 08/10/2018.- Personas se cubren de la lluvia hoy, lunes 8 de octubre del 2018, antes de la llegada de la tormenta tropical Michael, en La Habana (Cuba). Las autoridades cubanas decretaron la primera fase del protocolo ante huracanes en cinco provincias del oeste de la isla, incluida La Habana, ante la cercanía de la tormenta tropical Michael, que previsiblemente se convertirá hoy en huracán y dejará fuertes lluvias, viento e inundaciones costeras. EFE/Yander Zamora
HAB101. LA HABANA (CUBA), 08/10/2018.- Personas se cubren de la lluvia hoy, lunes 8 de octubre del 2018, antes de la llegada de la tormenta tropical Michael, en La Habana (Cuba). Las autoridades cubanas decretaron la primera fase del protocolo ante huracanes en cinco provincias del oeste de la isla, incluida La Habana, ante la cercanía de la tormenta tropical Michael, que previsiblemente se convertirá hoy en huracán y dejará fuertes lluvias, viento e inundaciones costeras. EFE/Yander Zamora /

Miami, Estados Unidos.

El Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos (NHC) pronosticó este lunes que el huracán Michael se fortalecerá "en el próximo día" y "se espera que se convierta en un huracán de gran intensidad, categoría de 3 a 5, el martes o el martes por la noche".

El NHC advirtió que la costa noreste del Golfo de México verá marejadas, crecidas súbitas, fuertes lluvias y vientos huracanados.

Ken Graham, director del NHC, dijo que entre el martes por la noche y el miércoles por la mañana "comenzarán a llegar vientos con fuerza de tormenta tropical" a la franja del extremo noroeste de Florida, y llamó a la población a prepararse.

"Esto significa que usted necesita tener listos los preparativos porque se vuelve muy peligroso estar afuera", dijo Graham. "Comience a prepararse hoy, todavía tiene un poco de tiempo mañana".

El gobernador de Florida, Rick Scott, amplió el lunes el estado de emergencia a 35 condados del oeste y noroeste para responder a la llegada del huracán y activó a 500 guardias nacionales.

"Esta tormenta traerá lluvias torrenciales y vientos fuertes en muchas áreas de nuestro Estado. Es imperativo que las familias tengan un plan y estén preparadas", dijo Scott en Twitter, en español, recordando a los residentes que se aprovisionen de agua y comida para tres días.

La Florida State University, así como las escuelas del condado de Leon -al que pertenece la capital, Tallahassee- anunciaron que permanecerán cerradas toda la semana a partir del martes.

El alcalde de Tallahassee, el demócrata Andrew Gillum, suspendió sus actividades de campaña por la gobernación de Florida y volvió a la capital para tomar parte de los preparativos.

"Ya es un huracán; estamos en el camino de impacto", dijo Gillum. "El escenario para nosotros no es muy bueno".

Los condados costeros comenzaron a emitir órdenes de evacuación obligatoria en la tarde del lunes, anunció el gobernador.

Alerta de huracán

En tanto, Cuba ya padecía las lluvias asociadas a Michael y esperaba que los vientos alcanzaran fuerza de huracán en la península de Guanahacabibes, dijo la Defensa Civil cubana en un comunicado.

"En el resto de Pinar del Río y el Municipio Especial Isla de la Juventud, [se sentirá] fuerza de tormenta tropical", detalló.

El NHC emitió alerta de huracán para la frontera entre Alabama y Florida y alerta de marejada para la costa noroeste de Florida, desde el extremo norte hasta Tampa.

Las marejadas pueden alcanzar hasta 3,5 metros en algunas áreas del oeste de Florida, mientras se espera que las lluvias dejen 10 a 20 cm de agua en el oeste de Cuba y en el noroeste de Florida.

Más al norte, los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur aún se recuperan del huracán Florence, que dejó el mes pasado docenas de muertos y daños estimados en miles de millones de dólares.

Florence tocó tierra como huracán categoría 1 el 14 de septiembre e inundó grandes porciones con hasta un metro de lluvia.

El año pasado, una serie de huracanes catastróficos azotó el Atlánico occidental. Los más arrasadores fueron Harvey en Texas, Irma en el Caribe y Florida, y María, que azotó el Caribe y dejó casi 3.000 muertos en el territorio estadounidense de Puerto Rico.

Los científicos han estado advirtiendo que el calentamiento global producirá ciclones más destructivos y, según algunos, la evidencia ya es visible.

La temporada de huracanes del Atlántico termina el 30 de noviembre.