Incendio en mercado Guamilito fue provocado

El Cuerpo de Bomberos ya entregó el informe a las autoridades municipales de San Pedro Sula.

El incendio ocurrido en el mercado Guamilito de San Pedro Sula no fue accidental, informó el Cuerpo de Bomberos al finalizar las inspecciones.
El incendio ocurrido en el mercado Guamilito de San Pedro Sula no fue accidental, informó el Cuerpo de Bomberos al finalizar las inspecciones.

San Pedro Sula, Honduras

El incendio que se registró el pasado 17 de junio en el mercado Guamilito fue provocado, concluyó en su informe el Cuerpo de Bomberos de San Pedro Sula, zona norte de Honduras.

Ocho días después de ocurrido el incendio que destruyó el 70% del mercado Guamilito, las autoridades bomberiles finalizaron su dictamen tras varias inspecciones para determinar las causas.

La Municipalidad de San Pedro Sula, tras recibir el informe final, emitió un comunicado en el que constata que el incendio no fue accidental.

Qué dice el informe

El informe determinó que el área afectada en el mercado Guamilito es de aproximadamente 1,600 metros cuadrados, con pérdidas materiales totales específicamente en el área de artesanías. En el resto del inmueble se encuentran daños estructurales en techos, paredes internas y sistema eléctrico.

La investigación del Cuerpo de Bomberos determinó además que el fuego se originó entre los pasillos 2 y 3 del sector de las artesanías.

El informe también establece que el sistema eléctrico no presentó signos de recalentamiento o cortocircuitos. La carga energética era mínima, por lo que los apagafuegos descartaron esa causa.

La Municipalidad informa que se tomarán las acciones legales y presentarán la denuncia ante las autoridades del Ministerio Público para que investiguen los hechos y deducir responsabilidades.

Las pérdidas producto del incendio superan los 70 millones de lempiras, según estimaciones de los locatarios. La tragedia acabó con 139 puestos de venta: 136 de artesanía y tres abarroterías.

En el mercado Guamilito, que tiene más de 50 años de funcionar, trabajan unos 600 vendedores, de los que y unos 400 se quedaron sin sus locales. Es un centro insigne para San Pedro Sula y la visita obligada para los turistas nacionales y extranjeros.

La Prensa