Más noticias

En la zona norte es donde más se ha detectado el hurto de electricidad

Prometen sentar precedentes para que se aplique la ley y se pague por el delito de defraudación de energía

Tegucigalpa. Arrancó el operativo nacional contra el hurto de energía por parte de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee), Empresa Energía Honduras (EEH) y otros entes interinstitucionales.

Gabriel Perdomo, designado a dirigir la intervención a EEH y poner mano mediante acciones efectivas a la reducción de pérdidas, las cuales han ido en aumento en los últimos años, explicó que el operativo nacional contra el hurto de energía es una de las primeras acciones a ejecutarse en el área de distribución y flujo financiero a fin de mejorar la situación de la estatal eléctrica.

Advirtieron que todo aquel cliente al que se le haya comprobado hurto de energía bajo la manipulación de sus medidores, conexiones ilícitas o utilización de altas tecnologías para la comisión del delito, se le aplicará el peso de la ley para terminar con una historia de pérdidas a causa de esta infracción

Las acciones a tomarse van amparadas en los artículos 189, 191 y 369 del Código Penal de Honduras.

El Código Penal establece que quien por cualquier medio altera las condiciones mínimas de seguridad en el funcionamiento de cualquier clase de transporte público, vías de comunicación, plantas de producción o de distribución de agua o energía, debe ser castigado con las penas de prisión de 10 a 15 años y multa de 200 a 500 lempiras. Advirtieron que este solo es el inicio de una serie de acciones que vendrán a rescatar las finanzas de la Enee.

Los operativos contra el hurto de energía se efectuarán a nivel nacional en varios puntos del territorio, comenzando por Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Se presume que solo por hurto de energía, la Enee pierde 8,000 millones de lempiras anuales.

“Una vez ya identificadas las zonas de más hurto vamos a atacar directo a los que más hurtan energía en Honduras”, reiteró.

Perdomo añadió “que la zona norte es en donde mantenemos la mayor cantidad de pérdidas por defraudación de energía. Esa situación es alarmante y preocupante, lo que nos obliga a atacarla de forma directa en los tres niveles: industrial, comercial y residencial, empezando con los de mayor consumo en estas zonas”, expresó.