30/11/2022
12:27 AM

Más noticias

Xiomara Castro exalta al prócer Francisco Morazán y aboga por la unidad de Centroamérica

Francisco Morazán nació el 3 de octubre de 1792 y murió fusilado en Costa Rica el 15 de septiembre de 1842.

Tegucigalpa, Honduras.

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, exaltó este lunes la figura del prócer Francisco Morazán y resaltó la urgencia de promover “la unidad regional” para ser más fuertes en el contexto global.

“La vida, obra y muerte de Morazán, igual que la de su compañera (María) Josefa Lastiri, nos recuerda la urgente necesidad de unidad regional para ser fuertes en el contexto global y menos vulnerable frente a otras fuerzas de poder”, dijo Castro.

La mandataria participó hoy en la conmemoración del “Día del soldado hondureño”, en honor a Morazán, quien nació el 3 de octubre de 1792 y murió fusilado en Costa Rica el 15 de septiembre de 1842, cuando luchaba por la unión de Centroamérica.

“Este día conmemoramos el nacimiento del revolucionario y paladín, el estadista y precursor de la democracia y la educación pública, el militar que luchó sin tregua, por mantener la unidad de Centroamérica y su independencia, general Francisco Morazán, héroe, mártir y símbolo de nuestra historia”, señaló.

“Si bien las hazañas militares de sus primera batallas en la Trinidad lo hicieron merecedor de la historia, son sus ideas las que lo hacen inmortal”, subrayó Castro.

Destacó que Morazán impulsó “un proyecto revolucionario, emancipador y modernizador” y sus ideas como mandatario de la República Federal Centroamericana “contribuyeron a sostener y fortalecer la independencia y la soberanía de los Estados Unidos de Centroamérica frente al acecho de potencias extranjeras”.

La presidenta hondureña indicó que el ideal morazánico sigue “siendo medular en la historia, y siempre será guía para el desarrollo político y social de los países del istmo centroamericano”.

Agregó que Morazán se propuso “refundar radicalmente la oscura atrasada sociedad colonial centroamericana y construir un Estado nacional, federal, democrático, soberano e independiente, lo mismo que reformar el latifundio y el poder feudal de la élite eclesiástica para superar la cruel herencia colonial”.

El plan morazanista conlleva un programa de “acción profundamente revolucionario, donde ratifica la igualdad entre los seres humanos y proscribe la esclavitud, a la vez enarbolo un proyecto de desarrollo para la región que no entregaba el país a potencias desmedidas y empobrecedoras del extranjero, sino a la que promovía la industria y el desarrollo”, señaló.

Castro felicitó a los oficiales que hoy ascendieron al grado de general, el mismo que “la patria le reconoció a Morazán” y los exhortó a que “cumplan con su deber cívico, así como lo hizo nuestro héroe, no en posición de privilegios, sino de servicio a la nación y su defensa junto al pueblo”.

Anunció que “la Cátedra Morazánica estará considerada en los planes de estudio de todas las escuelas, colegios y universidades de nuestro país, y hoy se suma también en la cátedra las Fuerzas Armadas”.