07/05/2022
01:10 AM

Más noticias

Xiomara Castro envía mensajes de esperanza: “Dejemos atrás el pasado oscuro para renacer”

Xiomara Castro es la primera mujer en gobernar Honduras

San Pedro Sula, Honduras.

Xiomara Castro tomará posesión como presidenta de Honduras este jueves 27 de enero en el estadio Nacional Tiburcio Carías Andino, en Tegucigalpa, capital del país.

En medio del ambiente de fiesta que se vive en la nación, y momentos previos a la ceremonia, Xiomara Castro de Zelaya ha recurrido a sus redes sociales para enviar un mensaje de esperanza al pueblo hondureño.

“Esta es mi Honduras, su gente, sus valores y sus riquezas. Dejemos atrás el pasado oscuro para renacer y mostrar al mundo lo que verdaderamente somos. Juntos haremos nuestra Patria aún más grande. Corazón rojo”, escribió Castro en su cuenta de Twitter junto a un videoclip en el que se aprecia no solo la riqueza natural del país, sino también a la gente trabajadora que día a día hacen de Honduras un mejor lugar.

Anteriormente, la presidenta también compartió un mensaje sobre el inicio de su gobierno. “12 años de lucha y 12 años de resistencia. Hoy inicia el gobierno del pueblo. ¡Buenos días, Honduras!”, expresó con alegría en horas de la mañana.

La primera presidenta de Honduras

La izquierdista Xiomara Castro, la primera mujer en gobernar Honduras, asume este jueves un país golpeado por la pobreza, la migración, el narcotráfico y la corrupción, mientras intenta apagar una crisis en el Parlamento que amenazó su liderazgo.

Castro, de 62 años y esposa del derrocado expresidente Manuel Zelaya, puso fin a una supremacía de derecha con una coalición liderada por su partido, Libertad y Refundación (Libre).

Prestará juramento ante unas 29.000 personas en el Estadio Nacional, con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, y el Rey de España, Felipe VI, como invitados estelares.

“Ojalá que doña Xiomara haga una situación mejor para la gente más humilde (...) Las mujeres son nuestras madres y una madre consciente va a sacar el país adelante”, dice Santos Barahona, un jubilado, en el centro de Tegucigalpa.