Este día entran en vigencia las medidas de reducción del gasto recién aprobadas por el Poder Ejecutivo ante las graves dificultades económicas que enfrenta la administración del presidente Porfirio Lobo.

Se trata de un paquete de medidas de contención del gasto aprobadas mediante dos decretos ejecutivos orientados al ahorro de más de 1,200 millones de lempiras entre el período del 1 de septiembre al 31 de diciembre de 2012.

Las medidas tendrán que ser aplicadas de manera obligatoria por todos los funcionarios de gobierno o de lo contrario se expondrán a sanciones que serán aplicadas a través de la Secretaría de Finanzas y del TSC (Tribunal Superior de Cuentas).

Una de las medidas establece la disminución en un 11% al salario mensual que reciben todos aquellos funcionarios que ganan más de 50 mil lempiras.

También se prohibió la contratación de personal permanente y temporal y se ordenó el congelamiento de todas aquellas plazas vacantes.