Tegucigalpa, Honduras.

El secretario de Relaciones Exteriores, Arturo Corrales, calificó ayer como un acto de injerencia la colaboración brindada por el Gobierno de Venezuela al expresidente Manuel Zelaya, en Washington, Estados Unidos.

Corrales reaccionó luego de que el país enviara una nota formal de protesta al Gobierno venezolano por prestar autos oficiales diplomáticos a Zelaya y sus acompañantes en la capital estadounidense.

El ex-Presidente compareció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y otras instituciones para hacer manifestaciones que “consideramos contrarias a la institucionalidad democrática”.

“Manuel Zelaya ha hecho pública su posición, ha exigido la renuncia del presidente Juan Orlando Hernández, ha pedido la renuncia de los titulares de los poderes del Estado. El Gobierno de Venezuela tiene relaciones cordiales con el Gobierno de Juan Orlando Hernández y la Cancillería de Honduras, tenemos relaciones cordiales de Gobierno a Gobierno, entonces es una contradicción ese apoyo logístico”, dijo Corrales a HRN.

El canciller de la república dijo que el Gobierno de Nicolás Maduro todavía no ha respondido a la carta de protesta enviada por el Gobierno de Honduras.