Tegucigalpa, Honduras.

La estrategia para reactivar el agro en Honduras ha ampliado su visión original; ahora se busca dar mayor calidad en los productos y aumentar la productividad en el país. Alden Rivera, ministro de Desarrollo Económico, agregó que se tienen varios objetivos con el Plan Alianza para el Corredor Seco, mediante el cual se ha logrado la coordinación con cooperantes internacionales.

¿Cómo avanza la reactivación del agro?

Originalmente, este programa tenía la finalidad de financiar los sectores productivos con potencial en el sector agroalimentario. Sin embargo, cuando avanzamos con el programa hemos establecido dos grandes objetivos que son de carácter secuencial. El primero es alcanzar seguridad alimentaria, relacionado con la calidad y seguido, la soberanía alimentaria, que se refiere a la productividad.

¿Cómo viene a impactar la sequía en estos nuevos objetivos?

Es un tema vinculado. Tenemos diseñado el plan Alianza para el Corredor Seco, en el cual participan países como Estados Unidos, Canadá y Unión Europea, entre otros. Desde el primer día de la administración hemos consolidado 250 millones de dólares como donaciones, pero 40 millones los ha dado el Gobierno. De esos estaremos trasladando 10 millones por año.

¿Cuáles son los objetivos de la Alianza para el Corredor Seco?

Uno es sacar de la pobreza extrema a unas 50 mil familias, reducir a un 20% la desnutrición en niños menores de 5 años y la construcción de 278 kilómetros de carreteras terciarias para conectar las zonas de producción con los mercados de comercialización. También se hará un cambio en las prácticas de producción agrícola porque es una región afectada por la sequía y no se puede continuar con lo mismo.

¿Cuándo veremos resultados de este plan?

Vamos a tener resultados concretos en dos años y va a cambiar por completo la realidad del Corredor Seco. No obstante, mientras pasa este tiempo, se han asignado cada año 100 millones de lempiras para dar alimentos a las familias afectadas por la sequía.

¿Cuántos préstamos han colocado para la reactivación del agro?

Hemos colocado 1,400 millones de lempiras a pequeños productores y esperamos colocar mil millones más este año para totalizar 2,400 millones en diciembre.

¿A qué tipo de producción están dirigidos los fondos?

En un principio se tenía planeado que un 50% de los recursos fueran para la palma africana. Pero este producto está pasando por un mal momento respecto al precio; en 2013 era de 1,100 dólares la tonelada métrica y ahora está a 550 dólares. Ha bajado de manera acelerada y eso hace que ahora no tenga tanto sentido aumentar las áreas de cultivo. A pesar de eso hemos colocado 400 millones de lempiras en palma africana.

¿Cuáles han sido los resultados con la repoblación bovina?

Este tema es muy importante. Ha estado focalizado en la producción de leche, en la cual tenemos un aumento del 20%. Además estamos habilitando sistemas de riego a los ganaderos para que mantengan el pasto en época de verano.

¿De cuánto es la población ganadera de Honduras?

Hace unos años teníamos 1.8 millones de cabezas de ganado, hoy tenemos poco menos de un millón. Hemos perdido parte importante, pero estamos en la recuperación del ganado de leche y de carne. De momento hemos superado la escasez de carne; tenemos abastecida el 80% de la demanda de carne de res y el precio se ha mantenido en 65 lempiras por libra.

¿El programa de reactivación del agro es permanente?

Tiene carácter permanente, como es un fondo reenvolvente porque prestamos, pero dentro de tres años vamos a empezar a recibir los recursos de los pagos que van a hacer los beneficiados.

¿Cómo está estructurado el fideicomiso?

Tiene dos componentes, uno es capital de trabajo y el otro es fiananciamiento a largo plazo. Hemos prestado mucho para capital de trabajo y ellos han comenzado hacer los pagos. Al cierre de 2015 vamos a tener 70 millones de lempiras en recuperación de pagos por capital de trabajo.

¿De qué depende la cantidad del préstamo?

Se basa en el tamaño del emprendimiento. En el caso de granos básicos, los productores pueden optar por el préstamo directo o por un paquete agrícola que se adquiere en casas comerciales y una vez que tengan la producción se hace el reembolso al fideicomiso.

Esto es muy bueno porque con este paquete podemos multiplicar la producción.

¿Cómo analiza hasta ahora el programa de reactivación del agro?

Tuvo un inicio difícil: no lográbamos tener la cooperación del sistema financiero porque no había confianza ni cultura para atender a los pequeños productores. Fue hasta julio de 2014 cuando el fideicomiso tomó vida y otorgar el primer crédito fue muy difícil.

En octubre recibíamos unas 10 solicitudes de crédito, pero ahora atendemos unas 13 diarias; el fideicomiso tomó velocidad en diciembre del año pasado.