TEGUCIGALPA.

El embajador de la Unión Europea (UE), Alejandro Palmero, reconoció la gestión de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (Maccih) y respaldó su continuidad en el país.

“Hemos visto a la sociedad civil hondureña y también al fiscal general declarar que es importante que el trabajo de la Maccih continúe, nosotros somos uno de los más grandes financiadores de la Maccih, la hemos apoyado muchísimo, estamos satisfechos con el trabajo que hizo y pensamos que los llamados de los hondureños en general y del fiscal sean legítimos y sean justificados”, expresó Palmero.

Dato
La Unión Europea es una de las mayores aportantes de la Misión enviada por la OEA, con 4.7 millones de dólares, solamente detrás de Estados Unidos, que aportó ocho millones de dólares.
El diplomático, además, avaló la mesa técnica conformada por el Gobierno y la Organización de Estados Americanos ( OEA).

“Me parece que sea bien que se revise y estamos esperando los resultados. Estamos abiertos a analizar la situación, a ver cómo se da la situación futura”, manifestó.

13
casos de corrupción ha judicializado la Maccih desde su instalación en enero de 2016, apuntan las cifras oficiales.
El fiscal general, los políticos de oposición, religiosos, la comunidad internacional y la sociedad civil coinciden en que el mandato de la Misión debe extenderse por cuatro años más, sin disminuir sus funciones de acompañamiento.

Sin embargo, hay quienes aseguran que Honduras está lista para caminar sola en su lucha contra la corrupción e impunidad. La Maccih “no puede estar todo el tiempo en el país, nosotros como ciudadanos también necesitamos un poco de dignidad para tratar de hacerle frente a los temas de corrupción”, manifestó el pastor evangélico Alberto Solórzano.