Tegucigalpa, Honduras.

Joahn Joseph Page Salcedo (de 29 años), piloto del avión Gulfstream G200 que se salió de la pista del Aeropuerto Internacional de Toncontín el martes pasado, el cual quedó partido en dos, reportó a la torre de control buena visibilidad de la pista 02 de la terminal aérea.

En la comunicación, la cual tiene en su poder la torre, se logra escuchar al piloto de la aeronave privada confirmar que las condiciones para aterrizar eran favorables, en ningún momento informaron de alguna irregularidad.

No obstante, falta escuchar el audio de la caja negra que se rescató en el lugar del incidente y que esperan revele detalles más específicos de lo que ocurrió con el jet.

Avión

Fue exactamente a las 11:15 de la mañana del martes que la aeronave ejecutiva, con matrícula N813WM y modelo GALX, tocó la pista del Toncontín, pero, según expertos, el aparato tocó pista 600 metros después de lo que debía. Se desconoce qué pasó con la tripulación y el avión, lo cierto es que ahora el fuselaje se encuentra en pedazos en unos predios atrás de la concesionaria de equipo pesado Camosa.

Al avión no le ajustó la pista 02, es decir el extremo norte, y al no detenerse cayó en la calle que conduce a la colonia El Pedregal, cerca de Camosa.

Para las autoridades hondureñas resulta extraño que un avión de esas dimensiones haya tenido tal percance en una pista que es más que suficiente para ese modelo.

Avión

Recién se había certificado

Al revisar los registros internacionales se comprobó que la aeronave es de nueva generación y que recientemente había sido certificada.

Apenas 14 días tenía el avión Gulfstream G200 de haber recibido su certificación internacional para operar (8 de mayo), así lo establece la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y los registros de la Agencia Hondureña de Aeronáutica Civil (Ahac).

Según los registros de la FAA, el avión es de fabricación israelí y pertenece a Tvpx Aircraft Solutions Inc Trustee.

Avión

De acuerdo con las autoridades de la Ahac, el avión prácticamente es nuevo. La ficha de aeronavegabilidad establece que los motores habían sido fabricados por la empresa canadiense P&W Canadá, con una clasificación estándar.

Asimismo, establece un modelo de motor PW306A y que comenzaron a operar el 26 de septiembre de 2017, o sea que posiblemente haya sufrido cambio de motor o arreglos y eso debe ser parte de las indagaciones.

Investigaciones

Personal especializado de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (EEUU) y de la Administración Federal de Aviación vendrán a Honduras para sumarse a las investigaciones y determinar las causas que provocaron el accidente de la aeronave, en el que resultaron heridos cuatro ejecutivos estadounidenses y los dos pilotos.

Se espera que el informe esté listo en 30 días.

Avión

“Ahora va a continuar la investigación. Vendrá personal especializado de los Estados Unidos a fin de determinar las posibles causas de este accidente”, expresó Roberto O’Connor, subdirector de Aeronáutica Civil.

La empresa Ezcorp, en la cual laboraban los ejecutivos, anunció ayer que han notificado a las dos instancias de EEUU para que hagan las indagaciones de rigor correspondientes.

También se comunicaron con las autoridades hondureñas y la compañía está trabajando con los investigadores para determinar exactamente qué sucedió, manifestaron los representantes de la compañía EZCorp.

Avión

Demanda

Expertos en este tipo de sucesos advierten que Honduras se puede exponer a una demanda internacional por haber removido los restos de la aeronave en forma apresurada, antes de que se sometiera a una investigación por entidades nacionales y extranjeras y que la aseguradora hiciera sus propias evaluaciones.

Ante estas aseveraciones, las autoridades de la Ahac reaccionaron para desvirtuar tal posibilidad.

Aseguraron que el país no puede ser demandado por esa situación, “pues se ha cumplido con los protocolos nacionales e internacionales para remover la aeronave”.

“La verdad es que se siguen procedimientos y se siguen protocolos en este tipo de situaciones”, expuso O’Connor.

Avión

Añadió que “en forma definitiva estamos actuando bajo regulación, bajo ley en todos los procedimientos que hacemos”, afirmó.

También manifestó que un equipo de la Ahac se movilizó inmediatamente y se tomaron las evidencias necesarias para identificar las posibles causas del accidente. “Después de hacer ese trabajo, la aeronave se debe mover a un área segura, y es adonde está actualmente. Este es el inicio de la investigación”, afirmó. Consideró que las operaciones son muy técnicas y las mismas que se hacen en todo aeropuerto, pues lo primero es garantizar la seguridad.

Desconocimiento, la causa

Carlos Aguirre, experto en aviación, manifestó que para evitar tanta especulación sobre el accidente del jet ejecutivo en el aeropuerto Toncontín lo mejor será esperar los resultados de las pesquisas.

Avión

Aguirre cuestionó el hecho que se ha especulado mucho sobre las causas del accidente y que es necesario esperar los resultados de la caja negra del avión, la cual se recuperó unas horas después del accidente.

No obstante, por la forma en que quedó la aeronave, y de forma preliminar, se puede decir que el jet voló exactamente en la misma posición y distancia en que se encontraba el avión siniestrado de Taca en 2008.

“Alta velocidad, desconocimiento del aeropuerto Toncontín, fue lo que provocó el accidente, consideró el experto.